Luces largas


En este país donde tanto corremos en busca de rendimientos inmediatos, en lo individual; y el cortoplacismo frustra las políticas que pueden mejorar nuestras condiciones de vida, en lo colectivo... hay que tener arrestos para abstraerse y encender las luces largas, para ver aquí y allá, analizar y extraer conclusiones que orienten decisiones transformadoras. La base socioeconómica de Compostela vive sumida en la dicotomía entre la avidez de lo inmediato facilón y el reto mayúsculo -tal vez el más importante que tiene por delante la ciudad- de dar profundidad y solidez a su forma de generar riqueza, de captar oportunidades de emprendimiento y de crear empleo solvente. Obnubilados a lomos de la gran ola turística que, con el Xacobeo 21 a la vista, no hace más que crecer y crecer, es muy de la condición humana buscar una mina de oro en los pisos de alquiler reconvirtiéndolos como viviendas turísticas, y así estamos en el bum desordenado que se expande tanto por el casco monumental como por el Ensanche -¡por una vez, en algo confluyen las dos ciudades!-, y vemos que los negocios que más prosperan -o eso parece- son los de hostelería. Es el rendimiento del cortoplacismo. Pero hay que huir del espejismo y poner las bases de un nuevo futuro productivo aplicando todos los incentivos posibles a la Compostela más innovadora. El gobierno local ha empezado a hacerlo mirando a Viana do Castelo, un caso de éxito a la medida de Santiago. Para contrarrestar la falta de autonomía municipal en estas políticas, es imprescindible la colaboración de las administraciones, y de estas con la iniciativa privada, sin resquicios para esa codicia electoral que, aquí sí, sería imperdonable.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Luces largas