Bugallo propone ampliar el colegio de Conxo para la demanda de la zona sur

En el Raíña Fabiola no habrá conciliación al menos hasta octubre por las obras


SaNtIaGO / LA VOZ

El Concello ofrecerá a la Consellería de Educación la posibilidad de ampliar el colegio Quiroga Palacios, de Conxo, para escolarizar la demanda de alumnado que se prevé en la zona sur de Santiago los próximos años, en ese barrio y en los de Castiñeiriño y Pontepedriña. Así lo avanzó ayer el alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, quien asistió a la inauguración del curso escolar en ese centro de Conxo, junto con la edila de Educación, Noa Díaz.

«Procurariamos facer unha cesión para ampliar o colexio», de un terreno próximo al Quiroga Palacios y al centro de Down Compostela, afirmó. Es una parcela de titularidad municipal, que está «dispoñible», y que podría usarse en parte para ampliar el colegio y otra parte para zona de estacionamiento, que le fue demandada. En este colegio de Conxo la Consellería de Educación amplió este verano dos aulas, que restan ahora espacio para que aparque el profesorado. La directora del Quiroga Palacios solicitó asimismo ampliar el comedor y mejoras en la biblioteca.

El nuevo curso empezó en Santiago con poco alumnado en madrugadores, indicó Noa Díaz. La edila afirmó que se han recibido 1.635 solicitudes para usar los comedores que gestiona el Concello, y prevén que coman en torno a 800 aproximadamente a diario, pues hay desde quienes acuden todos los días hasta quienes lo hacen esporádicamente. Manifestó asimismo que el Concello espera «facer obras de aquí a final de ano e dar un impulso forte no Nadal» en los colegios.

Donde empezaron con más incidencias fue en el Raíña Fabiola, pues las obras que se realizan impedirán las actividades extraescolares, para favorecer la conciliación de las familias, al menos hasta mediados de octubre. A pesar de los andamios, la presencia de operarios, y de la continuación de los trabajos, las clases comenzaron, aunque la Asociación de nais e pais do alumnado (ANPA) no ocultó su descontento, porque la situación no era como se les había avanzado el jueves de la semana pasada, sino que restaban más reformas de las que esperaban, incluso en el interior de algunas aulas, además de en el comedor y en el exterior, y se notaba suciedad, explicaba la presidenta de la ANPA, Isabel Diz.

Hasta que acabe la obra deberán dejar el colegio vacío a las 16.30 para que continúen los trabajos y eso es un impedimento para numerosas familias, agregó. La decepción en los padres y madres era evidente. El centro tuvo problemas de suministro eléctrico y telefonía los últimos días, lo que condicionó su puesta a punto; y anteayer por la tarde se limpió a toda prisa para poder empezar.

También hubo decepción en el colegio de Fontiñas, donde no estaba finalizada, como esperaban, la pasarela que reclaman hace años para unir los edificios de primaria e infantil. Les indicaron que acabará hacia final de mes, pues faltan unos materiales y la recepción de la obra.

En Lamas de Abade estrenaron aulas y comedor, y esperan usar en breve el ascensor

«Estamos moi emocionados polo ben que saíu todo», manifestaba ayer por la tarde Verónica Tellado, la presidenta de la Asociación de Nais e Pais (ANPA) del colegio de Lamas de Abade, donde estaban las obras del nuevo aulario finalizadas, y recibieron autorización para empezar a usar la ampliación del comedor escolar. El director del centro, Xosé Miguéns, también confirmaba la normalidad. En este colegio se mejoró además el tejado, y se instaló un ascensor, que esperan poder usar en breve, pues para hacerlo les falta recibir la autorización de Industria.

Seis nuevas aulas de infantil y otras dependencias de un nuevo edificio dan respuesta al incremento de matrícula de los últimos cursos. También aumentó la demanda del comedor escolar y el curso pasado, por vez primera, parte de quienes solicitaron este servicio quedaron excluidos. Ante el riesgo de que familias de la zona tuviesen que ir a otro centro más lejano por falta de comedor, la ANPA asumió ampliarlo en un espacio que les dejó el centro y que estrenaron ayer. Tiene capacidad para 50 comensales; ayer lo usaron 28. El resto del alumnado, hasta 160 comensales más, utilizarán el comedor del centro de FP Compostela, próximo al colegio, donde ayer comieron 128. Tellado afirma que en octubre prevén que se usen al máximo ambas dependencias. Ayer las dos compartieron cáterin, después quedará el cáterin en el nuevo comedor, y en el Compostela se servirá con la cocina y personal del centro de FP.

La ANPA de Lamas de Abade va a solicitar ahora ayudas para el comedor a la Xunta, debido a la nueva situación. Y en las próximas vacaciones reanudará la oferta de conciliación, que este verano suspendieron por las obras realizadas para ampliar el nuevo edificio escolar.

El CEIP A Ramallosa estrenó sus mejoras sin incidentes

Emma araújo

Las obras pendientes en el centro continuarán por las tardes

«Como todos os anos, adaptándose ao novo ritmo e con algún rapaz que se despista co autobús». Así resumía ayer Benxamín Salgado, director del CEIP A Ramallosa (Teo), el primer día de clase tras la vorágine de los últimos días para que el colegio estuviese listo tras varios meses de obras y reformas interiores.

El nuevo diseño de las aulas de infantil, con menos ventanas y techos más bajos para evitar humedades y mejorar su eficiencia energética, fue del agrado del alumnado, que se percató especialmente del cambio de colores de las aulas, preparadas para el primer día de clase. El único problema en algunos puntos del colegio fue el polvo generado en los últimos días, ya que las obras aún no han terminado, por lo que la limpieza encargada por el Concello de Teo no pudo evitar las emisiones en la recta final.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Bugallo propone ampliar el colegio de Conxo para la demanda de la zona sur