La no estación


Que Compostela no cuenta con la estación que necesita para la llegada del AVE es más que evidente. De hecho, ya, ahora mismo, la reformada terminal no cumple los requerimientos mínimos de una estación moderna y con los servicios adecuados para atender a 2,7 millones de pasajeros, que son los que tuvo el año pasado, la de mayor demanda de Galicia, y subiendo. Usted, sufrido lector, habrá podido comprobarlo de primera mano en cualquier momento con cierto movimiento en la estación, y no digamos ya en día y hora punta como pueda ser un domingo a las ocho o nueve de la tarde. Dejemos aparte lo que es la infraestructura ferroviaria y demos por bueno que estará bien diseñada, instalada y equipada cumpliendo todos los requisitos de seguridad, porque tanto dolor del pasado habrá tenido que servir para algo. El AVE llegará en tiempo y forma, pero, vías y trenes aparte, y en espera de la pasarela de Herreros, esta no es la estación que merece Compostela. Y no digamos ya la necesidad de un párking digno más allá de la explanada del área de mercancías, ni mucho menos la de un trazado viario subterráneo para garantizar que los tráficos que generará el área intermodal en su conjunto (tren y autobús) no colapsarán este eje central de la movilidad en Santiago. Simplemente, intente usted algo tan simple como convivir con otros pasajeros o acompañantes en el edificio terminal de juguete, intente encontrar libre uno de los treinta asientos de los que dispone la principal estación de Galicia, intente permanecer en el andén sin mojarse cuando llueve o sin morirse de frío en invierno. Esta es la no estación del AVE con la que tragó Noriega y que ahora Bugallo va a tener complicado cambiar.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
AVE
Comentarios

La no estación