La berlina de Bugallo se va al Sáhara

El Concello cede gratuitamente a Solidariedade Galega co Pobo Saharaui el coche oficial que fue descartado por Conde Roa al llegar a Raxoi por su elevado consumo


santiago / la voz

El Volkswagen Phaeton que fue utilizado hasta el 2011 por el entonces alcalde Xosé Sánchez Bugallo tendrá una segunda oportunidad después de siete años acumulando polvo en el depósito municipal. La elegante berlina alemana estuvo casi olvidada en el fondo del parque móvil compostelano hasta que despertó el interés de una asociación vinculada al pueblo saharaui. El viernes se lo llevarán los miembros de Solidariedade Galega co Pobo Saharaui para ser empleado en los campos de refugiados de Tindouf (Argelia), después de que el equipo de Compostela Aberta aceptara la petición realizada por la entidad y decidiera cedérselo gratuitamente. Al tratarse de un colectivo sin ánimo de lucro, el reglamento de bienes de las entidades locales permite su cesión sin venta.

La berlina, que fue el último vehículo oficial del alcalde socialista, era el modelo empleado también por muchas autoridades europeas durante los años previos a la crisis económica. Pero el Phaeton, de seis cilindros y algo más discreto y económico que los Audi A8, fue jubilado cuando el popular Gerardo Conde Roa ganó las elecciones y llegó a la alcaldía compostelana con el empeño de apretarle el cinturón a las arcas municipales. «Es una tragadera», comentó en su día la exconcejala del PP Amelia González, encargada de aplicar medidas de ahorro en las cuentas municipales. El coche tenía un consumo tan elevado que el equipo de Conde Roa, después de usarlo unos meses, decidió aparcarlo en el 2012 y destinar uno de los C5 de Citroën, que era el destinado a los concejales, como nuevo coche oficial del alcalde. El C5, que sigue siendo el modelo más habitual entre los conselleiros tras la polémica de los coches oficiales en la Xunta, que irrumpió en la campaña del 2009, tenía un consumo más acorde a los tiempos de crisis. Desde entonces, la berlina acumulaba polvo en el fondo del recinto del parque móvil del Concello, en el Tambre, y ni siquiera se planteó su venta con anterioridad.

Hasta veinte litros en ciudad

El elevado consumo de gasolina de la berlina, que en los tramos urbanos podría rondar los veinte litros cada cien kilómetros -oficialemente se reconocen más de 16 litros- hizo inviable que pudiera ser recuperado para uso de la corporación. Sin embargo, en el acuerdo de cesión, aprobado en la Xunta de Goberno del pasado lunes, 8 de abril, se indica que esta circunstancia «non é relevante nos campos de refuxiados de Arxelia polo baixo prezo dese combustible naquel país». El Volkswagen cogerá rumbo a Tindouf a partir del próximo viernes, 12 de abril. Será la propia asociación la que sufragará los gastos del traslado, así como los derivados del cambio de titularidad.

El Volkswagen Phaeton 3.2 V6 fue adquirido en el 2005 por el Ayuntamiento por 58.935 euros, y llegó para sustituir al Chrysler 300, que se retiró aquel mismo año por los problemas de mantenimiento que ocasionaba al no haber un concesionario de esta marca de automóvil en Santiago. Catorce años después de su compra, el Volkswagen, pese a que durante siete de ellos estuvo guardado y sin ningún uso, perdió gran parte de su valor, y su precio de venta cayó en picado.

El coche que ahora se regala tiene actualmente un valor de mercado de 3.325 euros, según la tasación realizada por una empresa del sector de compraventa de automóviles usados de Santiago, aunque estos modelos no tienen demasiada demanda. La valoración fue realizada a petición del Concello para darle una segunda vida más útil y solidaria.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La berlina de Bugallo se va al Sáhara