El Gaiás, la ruta más corta de la AP-9 al centro de la ciudad y también la más complicada

La nueva salida de la autopista dista solo cuatro kilómetros de la plaza de Galicia, pero los viales por los que discurre el itinerario son malos y no están preparados para tráfico intenso


santiago / la voz

La apertura de la nueva salida de la AP-9 en el Gaiás amplía a cuatro las conexiones de la principal arteria de Galicia con Santiago y acerca un poco más la autopista al centro, ya que la de la Cidade da Cultura, con solo cuatro kilómetros de distancia, es ahora la ruta más corta entre esta vía y el corazón del Ensanche.

Además de lo reducido de su trayecto en kilómetros, entre las virtudes de la nueva salida en la Cidade da Cultura está también el que no hay semáforos en todo el recorrido, que exige unos siete minutos y medio con tráfico medio. Los contras son tan evidentes como los pros. El vial es aceptable, aunque estrecho, en el primer tramo, el que corresponde a la avenida Manuel Fraga, pero se torna más ceñido cuando llega a la calle Diego Bernal, en la que no hay arcenes, las rotondas son pequeñas y el estado de conservación de la calzada es malo. Claramente, es insuficiente para acoger gran densidad de tráfico y habrá problemas porque el enlace recientemente abierto es la salida natural desde la AP-9 para ir al Multiusos y el complejo deportivo de Sar.

No habrá que esperar mucho para ver cómo responde la nueva salida del Gaiás cuando empiece a soportar más tráfico. La prueba de fuego será el 2 de marzo, cuando el Obradoiro disputará su primer partido en casa desde la inauguración del enlace. Además, se enfrentará al Lugo, lo que hace prever un lleno total en el Multiusos.

Diego Bernal desemboca en la calle Ponte do Sar, que tampoco está preparada para recoger un gran volumen de circulación viaria. No en vano, el puente sobre el río, por estrecho, ni tan siquiera permite el paso de vehículos en ambos sentidos al mismo tiempo, por lo que hay que ceder el paso y solo puede cruzar el viaducto uno de cada vez. El resto del recorrido urbano por las calles Curros Enríquez y del Hórreo es más sencillo y, nuevamente, no hay semáforos en todo el trayecto hasta la plaza de Galicia.

Por las características de los viales en la zona de la Cidade da Cultura y de Sar, la nueva salida del Gaiás no parece la más recomendable si lo que se busca es ir al centro, pese a que este es el trayecto más corto en distancia y está entre los de menor tiempo. Sin embargo, para el tráfico del sur parece más recomendable abandonar la AP-9 en la salida de Ourense y para el que llega desde el norte la opción con mayores garantías sigue siendo la de San Lázaro. 

Ahora bien, el enlace que acaba de inaugurarse en el Gaiás sí que resulta idóneo para canalizar el tráfico desde la autopista a puntos que son el destino final de muchos de los vehículos que entran en Santiago. Es el caso del barrio de Fontiñas, en el que se encuentra el centro comercial Área Central, pero también el Palacio de Justicia o la estación de autobuses, al menos hasta que no se complete la construcción de la intermodal.

La del Gaiás también resulta una opción a considerar para dejar la autopista para aquellos conductores que se dirijan al complejo administrativo de la Xunta en San Caetano, así como al centro comercial de As Cancelas y, sin lugar a dudas, al Multiusos o las piscinas de Sar.

Con tantos destinos posibles que anteriormente tenían que escoger entre las otras tres salidas que tenía Santiago disponibles en la AP-9, no parece difícil calibrar los problemas inmediatos que van a surgir cuando muchos más coches empleen unos viales cuyo uso era hasta el momento específico y marginal. La magnitud del reto haría necesario que desde el Concello de Santiago se hubiese creado un plan para regular el tráfico de la zona del que ni tan siquiera ha hablado el gobierno local de Compostela Aberta. Tampoco se ha reforzado la señalización para dirigir la circulación hacia los destinos más demandados -como los centros comerciales o el complejo de la Xunta- y tampoco está sobre la mesa la ampliación de las estrechas calles de un solo carril para cada sentido y sin arcenes que hay tanto hacia Sar como hacia Fontiñas.

En el capítulo de mejoras del resto de enlaces, sobre todo emerge una necesidad que es ya urgente porque es común a todas las opciones, como es la mejora del firme en la SC-20, cuyo asfalto presenta un pésimo estado en numerosos tramos.

Los vecinos de O Viso: «Cada vez estamos máis incomunicados»

Más de un centenar de familias temen que el tráfico que genere la nueva salida empeore la congestión en los dos accesos que tienen

P. Calveiro

En una de las laderas del Gaiás, a la sombra del «mausoleo» construido por Peter Eisenman, está O Viso. Allí vive un centenar de familias, calcula del presidente de la asociación vecinal, Xurxo Salgado Gómez, quien teme que la nueva salida de la AP-9 y el tráfico que esta genere desde la Cidade da Cultura hacia los dos únicos accesos que disponen «empeorará os problemas que xa temos para acceder as nosas casas».

«Cada vez estamos máis incomunicados», afirma Salgado. Explica que únicamente disponen en O Viso de dos entradas desde la rúa Fontes do Sar: una por Casas da Hedra, junto a las pistas de tenis y pádel; y otra por la calle Gaiás, paralela a la que lleva desde la rotonda del Multiusos a la Cidade da Cultura. Ambas, recuerda, se congestionan cada vez que hay un partido del Obradoiro o un evento importante en el recinto de Sar. «Temos esperado ata 45 minutos para poder entrar por un dos accesos», apunta otra vecina del lugar, Rocío Martínez Pereiras. Como el anterior, considera que el tráfico que venga de la AP-9 contribuirá a empeorar el colapso en la zona. «Moita xente que collía a saída do Castiñeiriño ou San Lázaro vai utilizar esta, pero Sar non está preparado para este tráfico», afirma Salgado.

Asistencia sanitaria

Advierte, además, que ya hubo complicaciones con el acceso de las ambulancias al lugar hace un par de años y espera que se garantice la asistencia sanitaria aún cuando haya una cita deportiva o musical en Sar. La asociación de vecinos de O Viso indica que ya hizo llegar en su día un escrito al Concello y a la Xunta para dejar constancia de la situación a la que se veían abocados con el nuevo acceso (reenviado recientemente a ambos). «Dixéronnos que eramos moi alarmistas, pero o tempo o dirá», señala.

«A problemática vén de antes, porque nos quitaron para a ampliación da autopista os tres pasos que había para as leiras que quedan ao outro lado. Temos o mesmo problema que en Angrois», dice el presidente de la asociación vecinal. «Indicáronnos que a ponte que fixeron ía ser tanto para que a usaramos nós como para a saída da autopista. E pedímoslles que nolo comunicasen por escrito, pero non mandaron nada nin tiveron a deferencia de explicáronnos in situ que solución daban», continúa. Asegura que se han visto abocados a hacer sus propias exploraciones para descubrir que había una vía de servicio, «pero ninguén nos confirma que os tractores e animais poderán ir por ela».

El acceso a sus hogares es uno de los caballos de los frentes abiertos en O Viso, pero no el único. «Pagamos os impostos igual que no centro, pero non se fai a limpeza de calles nin se recolle o lixo todos os días. Somos veciños de segunda ou de terceira», indican.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El Gaiás, la ruta más corta de la AP-9 al centro de la ciudad y también la más complicada