Mercedes Zavala: «Las infraestructuras aún no están a la altura de nuestra cantera musical»

La profesora y compositora, jurado en un premio en el conservatorio santiagués, asegura que hay que incorporar más mujeres al repertorio


santiago / la voz

Mercedes Zavala, profesora de música y compositora, participó en el Conservatorio Profesional de Música de Santiago (CMUS) en el jurado del premio de composición musical Varela Silvari y en un encuentro con el alumnado. Comprobó como ambos centros coinciden en el elevado abandono de estudiantes en grado profesional «y hay aún más entre el grado profesional y el superior. En los conservatorios profesionales la mayoría del alumnado compagina la ESO, el bachillerato, o a veces la Universidad, con la música, y eso supone demasiado horario lectivo, habría que flexibilizar», afirma.

-¿Qué opina del concurso Varela Silvari, y de la composición en Galicia?

-Me parece muy interesante un concurso como este, orientado para estudiantes de música, porque hay poco estímulo a la composición en general, se enfocan los esfuerzos más al virtuosismo, al instrumento, a la interpretación. Otro acierto es que las agrupaciones del CMUS interpreten las obras ganadoras. Me he informado de Varela Silvari por este premio, aunque me interesan más compositores gallegos da ahora, como Fernando Buide.

-¿Tiene perspectivas reales de profesionalidad el alumnado?

-Los estudios musicales siempre han sido difíciles. Suponen dedicación, materiales de estudio, tener donde ensayar; es una carrera que requiere medios. Ahora quizá haya más ayudas para ampliar la formación, incluso en el extranjero; pero también hay más competencia para enseñar, componer o para interpretar. Eso está muy bien y hay gente muy buena, pero las infraestructuras aún no están a la altura de nuestra cantera musical.

-¿Con qué objetivo se implica en la Asociación de Mujeres en la Música?

-Me aportó muchísimo trabajo esa asociación, y sigo pensando que hace falta incorporar más mujeres al repertorio, más directoras, que tengan más presencia. Estudian música muchas mujeres, y en la charla en el CMUS eran mayoría; pero según se avanza en el Conservatorio se reduce su presencia y acabamos siendo minoritarias. Hace falta empujar, hacer cosas para cambiar eso.

-En el 2004 apoyó el proyecto de la primera Orquesta de Mujeres de Europa, en Madrid, ¿es ese el camino?

-No veo bien ni mal las orquestas de mujeres, aunque la solución la veo en que estén integradas en proyectos de calidad, y en que no haya animadversión, como existe aún en algunos lugares, a que las mujeres dirijan.

-¿Cómo fue su experiencia, en enero de este año, en el diálogo de músicas de España y Estados Unidos, celebrado en Nueva York?

-Estuve cinco días y conocí proyectos muy interesantes, como el de la Filarmónica de Nueva York, que promociona jóvenes compositoras y estrena sus obras inmediatamente, es un proyecto muy bonito. Allí coincidí, por cierto, con Isabel Pérez Dobarro, pianista de Santiago con una trayectoria muy interesante.

-Con su experiencia y trayectoria musical, ¿qué objetivos se está planteando ahora como prioritarios?

-Me encantaría dedicar más tiempo a la composición. La docencia es dura, aumentó el horario lectivo y, con los años, es más difícil tener energía para compaginar ambas tareas. Siempre tengo en la cabeza proyectos, el siguiente es ahora mismo uno muy bonito para la Alhambra, de mujeres compositoras. También quiero continuar y terminar obras que tengo iniciadas.

Profesional. Mercedes Zavala es profesora del Conservatorio Profesional de Música Teresa Berganza, de Madrid, y reconocida compositora.

En Compostela. Participó en el jurado del concurso de composición Varela Silvari, del Conservatorio Profesional de Música de Santiago (CMUS) y en un encuentro con su alumnado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Mercedes Zavala: «Las infraestructuras aún no están a la altura de nuestra cantera musical»