San Quintín


Por si algún despistado no se había dado cuenta aún, el presidente del PPdeG lo dijo bien alto y claro ayer al arengar a sus tropas. Estamos en (permanente) campaña y no queda otra que acampar en la calle, junto a los problemas de la gente, para recuperar las grandes tajadas del poder local que Feijoo y los suyos se dejaron en las urnas del 2015. Claro que estamos inmersos en un sinvivir electoral, y cuando ni siquiera hemos llegado al ecuador del actual mandato municipal, en Santiago empieza a prepararse la de San Quintín. Porque imagínense el más que posible panorama: Martiño Noriega (CA), Agustín Hernández (PP), Xosé Sánchez Bugallo (PSOE), Rubén Cela (BNG) en la carrera electoral para Raxoi. ¿Les parece mucho aventurar? Seguro que no.

Hernández, como alumno aventajado que es de Feijoo, ha entrado en materia a tiempo completo hace ya semanas, al volcar a su grupo en la intensificación del contacto con la calle, un trabajo con el que el PP tiene mucho que ganar para romper esa sensación de distancia que da parte de su grupo municipal.

El alcalde Noriega quizá se habrá dado cuenta ya de que su figura crece cuando dialoga con el rey sobre los grandes proyectos de Santiago y se minimiza cuando se pierde en la maraña de la autogestión cultural, el aprendizaje colaborativo y el procomún, y esa conciencia es su opción de futuro a medida que se vayan desinflando las velas del cabreo rompedor que le llevaron a la alcaldía. Rubén Cela esto lo tiene superado, pero vaya usted a saber hasta cuándo durará el efecto de la inyección revitalizante Pontón en el BNG. ¿Y Bugallo? Un exalcalde en forma, sin duda.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

San Quintín