Populismo


Lo malo del populismo es que contagia. Incluso a las personas que por edad y experiencia política deberían estar vacunadas y bien vacunadas. Y todo lo anterior es rigurosamente cierto, porque no de otro modo se explica el hecho de que una ciudadana haya acudido a la cabalgata de Reyes de Santiago, haya subido paciente y feliz a una carroza a la que podía subir cualquiera -usted y yo incluidos- y nada más verla disfrutar personas serias como una senadora y un ex conselleiro populares la hayan puesto de vuelta y media en Twitter.

El populismo, entre otras muchas lindezas, intenta colocar a la etérea y multitudinaria gente como sujeto político sustituyendo al concepto unitario de ciudadano heredado de la Revolución Francesa. Y hete aquí que una de las líderes de aquel, madre y perteneciente a una conocida familia compostelana, disfruta de sus derechos ciudadanos participando en algo tan tradicional como la cabalgata de Reyes y le niegan el pan y la sal… en vez de darle la bienvenida al mundo que quiere si no destruir, sí por lo menos transformar profundamente.

La inmediatez de las redes sociales obliga a reflexionar para no meter el zueco. Causa extrañeza que los pillados en falta, una y otro, sean muy activos en ellas y deberían saber que tales errores se pagan. Seguro que ya se están arrepintiendo, y no tanto por el error inmediato sino porque han entrado a jugar en un terreno en el que su adversario se desenvuelve mucho mejor.

La senadora se llama Paula Prado. El ex conselleiro y número uno del PP en la ciudad, Agustín Hernández. La involuntaria causante del desaguisado es la ciudadana diputada Carolina Bescansa.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Populismo