El «café pendiente» evoluciona en Poza de Bar a la «compra pendiente»

Los propietarios de A Horta da Avoa dejan junto a su puerta frutas, verduras y hortalizas para personas sin recursos


En el establecimiento A horta da avoa de la rúa Poza de Bar pusieron en marcha, hace solo un par de días, la campaña Compra pendiente, inspirada en la más conocida Café pendiente. El proyecto nació de unir esta idea que viene funcionando desde hace muchos años en el café Abrente de Santiago con otra ligada a ayudar a los peregrinos que hacen el Camino con los recursos muy escasos. Los propietarios del ultramarinos rechazan todo el protagonismo, porque consideran que «los auténticos benefactores son los vecinos y todas las personas que dejan un donativo para financiar las compras».

Cuando a Adrián, copropietario de A horta da avoa, le propusieron participar en la campaña, que consiste en dejar gratuitamente unos productos de alimentación para los peregrinos, pensó inmediatamente en los vecinos de Santiago, y concretamente ,en los del barrio de Poza de Bar y su entorno, que «lo están pasando francamente mal».

Así que dicho y hecho, hace solo dos días puso junto a la puerta de su tienda, en pleno Camiño de Fisterra, un carrito con varias bandejas en las que coloca cada día frutas, verduras y hortalizas, «todas frescas, no son las sobras del comercio, sino de lo mismo que los clientes vienen a comprar cada día». Junto al carrito dos carteles en los que puede leerse «si lo necesitas, cógelo» y una aclaración «no es caridad, no es dádiva, es solidaridad». Estos carteles serán traducidos en los próximos días al inglés «con la ayuda de un amigo», porque por delante de su comercio pasan muchos peregrinos y turistas extranjeros.

Pese a ser los promotores de la iniciativa, los dos propietaios restan importancia a su trabajo y considera que «solo somos intermediarios entre los que vienen a buscar lo que necesitan y las personas que dejan sus donativos en la hucha» para financiar la «compra pendiente», y aunque «la verdad es que puse cosas, y por ahora no cogí nada de la hucha, es importante que se sepa que la campaña se sostiene con la ayuda de las gentes del barrio. Ellos son los protagonistas. La campaña Compra pendiente tiene que superar a las personas, tiene que ser algo más, y ojalá se contagie a otros locales de la ciudad».

Junto a la hucha, que está en el interior del local, se colocará un cartel en inglés, «aunque lo de Compra pendiente no tiene fácil traducción, pero será una explicación para que los extranjeros sepan lo que hacemos y si lo desean puedan donar o coger productos, si los necesitan».

Pese a llevar solo dos días, Adrián asegura que ya ayudaron a personas, «porque veo que faltan cosas, pero procuró colocar las bandejas de manera que puedan coger lo que necesitan sin que las veamos para respetar su intimidad». A los que creen que puede haber abusos les recuerda que «cuando se dona dinero a una organización se fían, pues yo prefiero fiarme de la gente directamente, y además los que lo necesitan tendrán la ayuda, que es lo realmente importante».

Marga Mosteiro

Santiago / la voz

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El «café pendiente» evoluciona en Poza de Bar a la «compra pendiente»