El colegio amiense de Barouta tendrá programas escolares de conciliación

emma araújo SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Las familias podrán solicitar los servicios Bos días cole, Tardes divertidas y también el de comedor

19 jul 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

El inicio del curso escolar en el centro educativo de Barouta, ubicado a ocho kilómetros del área urbana de Bertamiráns, incorporará cambios significativos, ya que los alumnos que acudan a este centro -que en los últimos cursos se ha convertido en destino de niños que se quedan sin plaza en los centros educativos Agro do Muíño y A Maía- podrán acceder a los programas de conciliación que desde hace años disfrutan los colegios urbanos.

Esta medida fue anunciada ayer por el gobierno local, que desplazó a varios de sus miembros, incluido al alcalde, Santiago Amor, a estas dependencias para conocer su estado y las necesidades más urgentes de cara al próximo curso.

Los programas de conciliación permitirán a las familias con niños matriculados en Barouta disfrutar de servicios desde las 7.30 horas hasta media tarde durante todo el calendario lectivo. El programa Bos días cole permite que los pequeños estén en el centro desde las 7.30 horas hasta el inicio de las clases, pudiendo desayunar en el colegio y disfrutar de actividades lúdicas y educativas.

En cuanto al comedor escolar, el funcionamiento será similar al de los demás colegios, con alimentación a partir de las 14 horas y hasta las 16.30 horas para seguidamente pasar a disfrutar de las denominadas Tardes Divertidas, que ofrecen actividades ludicoeducativas ya fuera del horario escolar.

Tras el anuncio de ayer, las familias interesadas deben apuntarse en un listado que está disponible en el departamento de Educación. Tras dar a conocer este refuerzo, el gobierno amiense considera la decisión «unha importante e clara aposta pola conciliación da vida laboral e familiar cun compromiso firme na prestación dos servizos complementarios».

Solución parcial

La posibilidad de disfrutar de los servicios de conciliación de Ames soluciona parte de las demandas del colectivo de padres que, desde que se elaboró el mapa escolar amiense, cuestionaron el desvío de casi cincuenta niños al colegio de Baruta.

Los padres pedían tener acceso a los planes de conciliación y evitar el desarraigo de los niños.