El placebo del «efecto Alfonso»


El narrador gritaba enloquecido «¡Dios existe!» un 21 de junio del año 2000 en Brujas. Su éxtasis se debía a que Alfonso, entonces delantero del Betis pero haciendo ya las maletas rumbo a un fracaso en Barcelona, perforaba las mallas de Ivica Kralj. España ganaba a Yugoslavia y se clasificaba para los cuartos de final de aquel Europeo de Bélgica y Holanda.

Más allá de los éxitos recientes, del tan cercano sabor a gloria, pocos momentos se pueden comparar a aquel big-bang de júbilo. Hasta este lunes, cuando asistimos impertérritos ante la pantalla a como los árbitros eran asistidos por otras pantallas en un bucle de final delicioso. Volvimos a sentir el «efecto Alfonso», propio de los equipos mortales. Propio de conjuntos vulnerables pero sintiendo el placer de esquivar la desgracia a última hora.

España fue en los últimos años un gigante, un equipo superlativo e intocable. Casi invencible. Hoy no da esa impresión. Pero ese gol en diferido nos ha recordado lo bonito que es sufrir.

Aunque luego Raúl falle un penalti y te vayas a casa en cuartos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El placebo del «efecto Alfonso»