Una cabaña en la cumbre

Pedro Abril Filguera

RELATOS DE VERÁN

28 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Se ve la nada. Una ventana que da a cantidades ingentes de nieve y silencio. Siempre ha sido así: una cabaña perdida en la montaña. Pero ve.

Ve el mundo exterior a través de una pantalla, de un altavoz, escrito en renglones y renglones de cosas que… no le importan. Por eso está allí, en su cima, en su venerable cumbre. Y allí seguirá, pues nada le hace pensar que valga la pena integrarse. Toda su vida cabe en una mochila, pues está donde quiere estar. Solo.

Pero espía una y otra vez a través de cables y antenas, pendiente de qué se cuece… ahí fuera. Contempla revuelo y trajín sin inmiscuirse; con desdén, con arrogancia. Presencia con perversa alegría la eterna lucha de quienes, en su opinión, se dejan llevar por sus miedos y sucumben al mundo sin cuestionarse la realidad, la verdad que hay tras la máscara social. Una verdad que él mismo desconoce y únicamente esgrime para sentirse mejor.