Los perros


En mi barrio hay muchos perros. Los hay grandes, que parecen ponis, y pequeños, que parecen hámster y tienes miedo de pisarlos.

Hay mucha gente que los saca a pasear varias veces al día y gente joven que también los pasea, pero están más pendientes del móvil que del chucho. Los sacan haga frío o calor y aunque caiga lluvia del cielo. Muchas veces aprovechan para hacer la compra en el súper, la panadería, la carnicería, recoger las medicinas en la farmacia o tomar un cafecito. También charlar con algún vecino que se encuentra por el camino. Los dejan en la puerta atados a la farola o en una columna. Los pobres se pasan el tiempo mirando para la puerta, esperando que salgan, y alguno sollozando por que piensa que lo abandonan.

Durante la cuarentena han sido sus aliados para poder salir de las cuatros paredes de su piso y poder respirar un poco de aire. La gente los lleva al veterinario para vacunar o a cortar el pelo. Para muchos que están solos son su compañía, su familia, su vida. Todo el año nos dan su amor sin pedir nada a cambio. Se merecen un monumento.

Carmen Rodríguez Rozas. Dependienta. 48 años. Santiago de Compostela.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los perros