El arte de decorar cuerpos humanos

nerea garcía / S.B. PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

emilio moldes

Entre tinta y aguja se mueven a diario dos profesionales que trajeron a Pontevedra el arte del tatuaje

30 jul 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Aunque hoy en día no resulta complicado encontrar un estudio profesional de tatuaje en cualquier punto de Galicia, lo cierto es que con el cambio de siglo la escena era muy diferente. En una época en la que Internet todavía estaba en pañales y la información sobre tatuajes se limitaba a un puñado de revistas, todos aquellos que querían dar sus primeros pasos en este mundo tenían que salir de Pontevedra. Irse para volver.

Eso fue lo que hizo Juan Jiménez cuando abrió -junto con otro socio- el primer estudio profesional de la ciudad: Punto G. Pese a que años después ese estudio perdió uno de sus pilares, Juan tomó las riendas del proyecto y abrió lo que hoy es Trinidad Tattoo.

Con una visión basada en la experiencia, Juan entiende su profesión como «un mundo en constante evolución» en el que «los conceptos y los iconos no cambian mucho pero el dibujo evoluciona siempre sobre si mismo». Amante del tatuaje tradicional americano o el japonés, es defensor de la transformación y adaptación de los iconos clásicos occidentales los cuales considera que «nunca van a pasar de moda».