Marín se pone la gorra de la Vuelta

Miles de personas de toda Galicia vieron la salida de la tercera etapa


pontevedra / la voz

Carlos Escudero, su mujer Julieta, sus hijas Claudia y Raquel y su sobrina Patri llevaban veinte minutos haciendo cola frente al stand de una de las marcas que patrocinan la Vuelta a España. Ellos son de A Coruña -estaban de visita familiar en Pontevedra- y la adolescente, de Granada. Cuando les tocó el turno, únicamente tuvieron que girar una ruleta para saber qué premio les iba a tocar. Delante y detrás de ellos, el aparcamiento de la Alameda de Marín estaba casi intransitable. Miles de personas abarrotaban desde dos horas antes el recinto reservado para los autobuses de los equipos participantes, la organización y los puestos promocionales.

Las camionetas que se encargaban de recordar la celebración deportiva del año en Marín aprovechaban también para repartir regalos en marcha. Mochilas de una empresa dedicada al prestamismo, abanicos de cartón de una famosa marca de bolígrafos, gorras y bebidas lácteas que se dispensaban desde los puestos de una cadena de supermercados franceses llenaba de colores la multitud.

A unos metros, en la zona reservada a los participantes, uno de los miembros de un equipo ciclista colocaba un botellín de agua sobre el sillín haciendo equilibrios. Una vez conseguido, sacaba el móvil para hacer una foto. Otros, deportistas, se hacían selfies, y todos querían inmortalizar el único tramo de la Vuelta que discurría, aunque fuera como parte del recorrido neutralizado, por un recinto militar.

No hacía falta ser aficionado al ciclismo para acercarse a la Alameda. No lo eran ni Ana Fontán ni Óscar, dos de los pocos marinenses que era fácil localizar haciendo cola. Primero en la ruleta, más tarde en las bicicletas de realidad virtual, donde cada uno vivía su particular etapa de la Vuelta. Tampoco un matrimonio que regresaba a su casa con una bolsa llena de regalos. A mitad de camino se encontraban con unos conocidos, a los que enseñaban su contenido y , en respuesta a la exclamación de estos, presumían: «E iso que chegamos tarde».

Todavía al final de la cola un joven con maillot espera su turno. Cibrán Leal Acaba de llegar a de Bueu solo para empaparse de uno de sus deportes favoritos. Los otros dos son atletismo y natación: es triatleta. «Ya vira la salida desde la batea, así que esto es un poco menos impresionante», reconoce. Convenció a su novia para acudir a Marín y se repartieron entre los diferentes stands.

También Gerardo Diéguez aprovechó la ocasión para traerse a sus tres hijos desde Cangas. A ellos para divertirse, y él para ver de cerca algunas de las bicicletas que se ponían a punto a apenas unos metros de él. Y Fran y Camilo, que viajaron desde Bueu para empaparse de ciclismo. Fran habla con convicción: «¿Quién prefiero que gane? Valverde, porque creo que se lo merece por edad y por trayectoria». Fue, junto al de Contador y el de «algún español», el deseo más repetido.

Más información y fotos en www.lavozdegalicia.es

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Marín se pone la gorra de la Vuelta