Estos son los diseños que merecieron el premio del Colexio de Arquitectos en la comarca de Pontevedra

Marcos Gago Otero
Marcos Gago PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

El certamen reconoció la calidad de cuatro edificios en Bueu, Cerdedo-Cotobade, Ponte Caldelas y Vilaboa

13 dic 2022 . Actualizado a las 16:22 h.

Las delegaciones de Vigo, Pontevedra y Ourense del Colexio de Arquitectos de Galicia hicieron público esta mañana el fallo de su nueva edición de los Premios Gran de Area de Aportación á Arquitectura 2022. Entre los elegidos se encuentran inmuebles en Bueu, Cerdedo-Cotobade, Ponte Caldelas y Vilaboa, tanto de titularidad pública como privada. Estas distinciones «supoñen un recoñecemento ao labor conxunto e necesario de todos os axentes que interveñen no proceso de xestación e construción dunha obra de arquitectura de calidade» desarrollada en este ámbito de actuación del sur de Galicia. Al concurso se presentaron 63 proyectos, de muy diferentes escalas y localizaciones, desde pequeñas intervenciones a otras que resuelven grandes espacios urbanos. Estos son los proyectos que merecieron el reconocimiento del Colexio de Arquitectos en la comarca de Pontevedra.

La transformación del patio del colegio de Torre-Cela, en Bueu, con la sustitución de la cubierta. El proyecto es de Fermín González Blanco. El jurado destacó que se trata de «unha aposta firme pola arquitectura e a paisaxe dende a base, sinalándoas como unha parte fundamental da sociedade, e xerando un valioso proxecto educativo que involucra ao equipo educativo, as crianzas, familias e entidades públicas». Se valoró muy positivamente su intervención «nos espazos escolares, humanizando e iluminando o patio e, cunha mellora notable da vida, do xogo e a educación da cativada».

En A Reigosa, en Ponte Caldelas, se distinguió a dos naves destinadas a centro logístico, oficinas, almacenes y distribución de agua mineral natural envasada. Es un proyecto de Luciano González Domínguez y de Miguel Estévez Gómez. En este caso se valoró «o feito de acadar un sistema xeral a partir de diferentes premisas programáticas, a priori antagónicas, cunha execución sensata, suficiente e carente de alardes innecesarios». Se destaca que el resultado final «reflicte unha revisión máis contemporánea da tipoloxía industrial, amosando que a arquitectura ten cabida, de forma positiva, neste tipo de infraestruturas».

Asimismo, en Carballedo, Cerdedo-Cotobade, se reconoció el Centro Cultural e Turístico Antonio Fraguas. El jurado resaltó que consiste en un «edificio público singular, ben composto e ben relacionado co seu espazo exterior, sen borrar a memoria do edificio preexistente». El proyecto es de María García Couto.

Por último, en Balteiro, Figueirido, en Vilaboa, se premia la reforma de un local para un nuevo restaurante, Albanta. Se ejecutó un proyecto de Santiago Pintos Pena y Jaime Rodríguez Abilleira. El jurado precisó que este diseño genera «unha linguaxe a través dos materiais, que transmite de xeito claro as sensacións e experiencias que se pretenden nese espazo construído, sen que o limitado do orzamento supoña un impedimento».