Dos historias de mujeres

PONTEVEDRA

Concentración de repulsa en Pontevedra por el crimen machista de Jessica Méndez
Concentración de repulsa en Pontevedra por el crimen machista de Jessica Méndez Capotillo

Jessica Méndez murió a causa de la violencia machista. La misma que Estíbaliz Palma perseguía. Pero la comisaria cometió un error imperdonable que le costó el puesto

27 mar 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La semana trajo dos noticias que, contrapuestas, fomentan una primera reflexión sobre la lacra de la violencia de género y la ejemplaridad necesaria en el empoderamiento de las mujeres camino de la igualdad. Y, en consecuencia, otra reflexión sobre lo que todavía está fallando en nuestro sistema para cortar la sangría de víctimas de la violencia machista.

En Pontevedra, en apenas 48 horas, nos topamos, primero el fin de semana pasado, con la conmoción producida al conocerse la auténtica causa de la muerte de Jessica Méndez en lo que no fue un accidente de tráfico sino un crimen machista. Y, de inmediato, el martes, con el cese fulminante de Estíbaliz Palma como comisaria jefa provincial de la Policía Nacional, propiciado por la filtración del audio de un discurso suyo, de por sí políticamente incorrecto, que llegó al summum con una afirmación inaceptable e impropia de su cargo y condición: «A algunas ya les gustaría que las violase un antidisturbios».

Ambos hechos, no vinculados pero sí solapados en el tiempo y con enorme resonancia, acreditan que tenemos todavía por delante muchos años de tarea para reeducarnos como sociedad hasta que logremos neutralizar una concepción machista milenaria que supura en todos los ámbitos.