La Navidad a 13.000 kilómetros de Pontevedra

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

CAMPAÑA ANTÁRTICA

Dos militares de la Brilat participan en la Campaña Antártica

08 ene 2022 . Actualizado a las 19:36 h.

Hace poco más de un mes arrancó una nueva edición, la número treinta y cinco, de la misión más antigua que lleva a cabo el Ejército de Tierra: la Campaña Antártica. Entre los trece militares que se encuentran en Isla Decepción, donde la sensación térmica puede alcanzar los veinte grados bajo cero, se hallan dos soldados de la Brilat de Pontevedra: el brigada Abel Vidal Yáñez, adscrito al batallón de zapadores y encargado del área de motores de la base Gabriel de Castilla, y el sargento primero David Lobato Martín, del Grupo Logístico VII y responsable de instalaciones. Ambos, junto a los otros once integrantes de la parte militar de la campaña, han pasado la Navidad en el continente helado, donde estarán desplegados hasta marzo, acompañando a un nutrido grupo de científicos.

Y es que entre los objetivos de la Campaña Antártica se encuentra el de «colaborar con el Ministerio de Ciencia e Innovación en las labores de investigación científica realizadas en la Isla Decepción y en aquellos otros lugares del territorio antártico que se determinen», pero también «desarrollar proyectos de investigación y experimentación para el Ejército de Tierra». Asimismo, también se encuadra dentro de este marco el «dar a conocer a la sociedad en general, al mundo científico y a la institución militar en particular, la presencia y actividades del Ejército de Tierra en la Antártica».

El diario de operación, que firma el jefe de la misión, el comandante Víctor Mariño, recoge que, tras partir el 13 de diciembre de Madrid, la dotación militar y el personal científico no desembarcó por completo hasta nueve días más tarde. Comenzaba entonces la primera fase del operativo, la activación de la base Gabriel de Castilla, algo que conoce muy bien el sargento primero David Lobato. A fin de cuentas, como ya hiciera en la campaña del pasado año, «se encarga del mantenimiento de todas esas instalaciones, misión a todas luces fundamental para el desarrollo de la misión si se tiene en cuenta las duras condiciones climatológicas existentes en la isla», remarcaron entonces desde la Brilat, al tiempo que insistieron en que «su formación es esencial para garantizar la seguridad de los científicos que, año tras año, estudian en el continente helado la flora y fauna de este desconocido territorio».