Acaba el año de la rata

PONTEVEDRA

CAPOTILLO

Desde aquel último 8M nos hemos sumergido en un túnel del que apenas empezamos a salir. Nos tuvimos que familiarizar con las PCR, los ERTE o con el teletrabajo

27 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

«En el horóscopo chino, este 2020 era el año de la rata. Difícilmente cabe imaginar peor y al mismo tiempo más atinada definición…». Así empezaba uno de esos mensajes que me llegó y que tanto circulan por grupos de WhatsApp en estos días de Navidad. Ciertamente nunca olvidaremos este nefasto 2020 que nos ha arrebatado tanto en lo personal, en lo social, en lo familiar… Que nos ha costado las muertes de casi 1.400 conciudadanos de Galicia, alrededor de 80 en el área sanitaria de Pontevedra-Salnés.

Acostumbro a dedicar este último artículo del año a hacer un balance de cómo ha resultado a efectos informativos. Resulta deprimente cualquier ejercicio de retrospectiva. El puñetero virus lo ha copado prácticamente todo desde que se hizo con el pleno protagonismo informativo. Nueve meses seguidos de monotema. Repasando los artículos, comprobé que desde el 15 de marzo, prácticamente todas las semanas transcurridas, salvo contadas excepciones, la pandemia y sus diferentes consecuencias han motivado la mayoría de los argumentos de estas contraportadas.

Aquel 8 de marzo

Estoy recordando el fin de semana del 8M en Pontevedra. Aquel domingo, la información relativa al coronavirus en nuestra provincia refería sucintamente un brote surgido en una familia rumana asentada en Moaña, que eran atendidos en el Cunqueiro. Empezábamos a oír hablar de casos importados. Pero aún ni palabra de pandemia, a pesar de los avisos de la OMS. Si acaso, aludíamos a una amenaza sanitaria.