La ampliación del albergue llega en uno de los veranos más flojos del Camino

Amplía su aforo a 92 camas, pero solo se puede ocupar un tercio de ellas


pontevedra / la voz

Este verano, por razones obvias, las sendas del Camino portugués fueron recorridas por menos peregrinos y los albergues estuvieron lejos de llenarse. Y aún así, ayer se presentó al público la ampliación del albergue para Peregrinos de Pontevedra, ya que era una obra prevista desde hace un año. El nuevo bloque lleva el nombre de Edificio Camelias y se sitúa en un lateral del original, junto al Bosque das Camelias, que se inauguró el año pasado.

Los protagonistas del acto fueron los miembros de la asociación de Amigos do Camino Portugués a Santiago y muy especialmente Tino Lores, el presidente de la misma. También estuvieron presentes el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores (BNG), y el Conselleiro de Cultura e Turismo en funciones, Román Rodríguez.

Las nuevas instalaciones acogen dos habitaciones con cinco literas cada una, lo que supone una ampliación de 20 camas que se suman a las 72 que ya disponía, aunque lógicamente, ahora mismo no todas ellas están disponibles para ser ocupadas. Además, el edificio dispone de tres servicios, uno de ellos adaptado para personas con movilidad reducida, y una sala de reuniones en la planta superior.

El coste de las obras, financiadas por la Consellería que dirige Román Rodríguez, asciende a un total de 198.000 euros, como confirmó Tino Lores, una cifra superior a los 150.000 previstos inicialmente.

El presidente de la asociación Amigos do Camiño Portugués alabó el resultado conseguido y agradeció la labor de los trabajadores y los voluntarios del albergue y a la Consellería de Turismo e Cultura el apoyo económico.

Román Rodríguez, por su parte, celebró la ampliación del que es «o albergue de referencia do Camiño Portugués en Galicia». Quiso además recordar la importancia «económica e emocional» que el Camino tiene para Galicia, señaló que este ha resistido el verano mejor de lo que se esperaba, y mostró su deseo de que las cifras de peregrinación se recuperen de cara al Xacobeo 2021.

Fernández Lores destacó la importancia que el albergue y el Camino Portugués tienen como «activo turístico e económico importantísimo para a cidade».

También estuvo presente el deán de la Catedral de Santiago de Compostela, Segundo Pérez, quien se encargó de bendecir las nuevas instalaciones.

«Felices de inauguralo, aínda que sexa nun momento amargo»

El albergue de Virxe da Peregrina reabrió en el mes de junio con un protocolo específico pensado para el coronavirus. Como explica Tino Lores, antes de entrar en recepción, los peregrinos deben pasar por un control en el que se les toma la temperatura -«algúns sorpréndense porque é a primeira vez que lla toman dende Portugal»- y se les obliga a lavar las manos con gel hidroalcohólico. También se les entregan dos bolsas, una de ellas para el calzado y la otra para la mochila. A continuación, en recepción, recogen sus datos.

El aforo total está a un tercio de sus capacidades habituales, con solo 32 camas disponibles. En las habitaciones, las camas están separadas entre sí por un metro y medio de espacio y en cada litera solo se permite dormir a una persona «salvo que se trate dun matrimonio ou dúas persoas que convivan». También disponen de una sala acondicionada «por se fose necesario illar a alguén ata que chegasen os servizos médicos».

Lores reconoce que el verano está siendo muy complicado: «Agardabamos 100.000 compostelas este ano e non chegaremos nin a 16.000. Estamos en cifras similares ás do 2004». Pero celebra, por otra parte, que no se haya dado ninguna situación de peligro sanitario en el albergue.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La ampliación del albergue llega en uno de los veranos más flojos del Camino