«Este año es desastroso. No hay nada, están las colmenas secas porque el clima no ayudó nada»


redacción / la voz

Diego Collazo es uno de esos agricultores de la costa que, este año, verá su cosecha de miel seriamente afectada. «Desastroso» es el adjetivo que utiliza para calificar la situación porque, asegura, «no hay nada, están las colmenas secas». El problema, explica, es que las abejas salieron muy débiles del invierno porque hubo velutina hasta finales de diciembre. Y que, después, «el clima no ayudó nada». De hecho, «me llamó un amigo diciendo que se le estaba muriendo de hambre y yo tengo una colmena en la que ya están matando a los zánganos».

Él lo tiene claro: «En la costa, este año va a ser horrible y estamos así todos los apicultores», asegura. La floración del eucalipto, de la que dependen sus colmenas, duró muy poco y, acto seguido, vinieron las lluvias. «Cuando las abejas cogieron fuerza, la floración del eucalipto ya estaba acabando», explica. Ahora, queda la zarza, pero de nuevo todo dependerá de las condiciones meteorológicas. «La zarza empieza ahora, si tenemos suerte igual podemos conseguir algo», cuenta. Aunque nada salvará ya la campaña de este año, pues la de los apicultores de la costa dependen en gran parte del eucalipto. «Cuanto más al interior mejor porque allí tienen más zarza y también castaño», cuenta este apicultor arousano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Este año es desastroso. No hay nada, están las colmenas secas porque el clima no ayudó nada»