La fauna que llegó con el coronavirus

Lobos, jabalíes e, incluso, patos aprovechan la escasa presión humana para dejarse ver por entornos poco habituales


Pontevedra / La voz

Hace escasos días, el mundo se sorprendía al descubrir que el confinamiento poblacional en Venecia posibilitaba, ya no solo que las aguas de sus canales recuperaran un cierto esplendor de antaño, sino que incluso se dejasen ver algunos peces. La falta de presión humana y el descenso de contaminación obraron este pequeño milagro.

Es algo similar a lo que está ocurriendo a una escala menor en distintos puntos de la comarca de Pontevedra. Así, si en Fornelos de Montes un vecino lograba grabar con su móvil a un lobo paseando y explorando de madrugada el casco urbano, otro tanto ocurre en Vilariño, Poio, donde varios vecinos aseguran haber visto recienmente también a un cánido en las proximidades de las viviendas.

De igual modo, en los últimos días, los voluntarios de la agrupación de Protección Civil de Caldas realizaron sendas intervenciones relacionadas con aves. Así, rescataron y retornaron al río a un pato que fue localizado "paseando" por la villa como si el confinameinto no fuera con él, mientras que, unas horas antes, habían rescatado a un cernícalo. En este caso, se trata de un ave que estaba anillada, por lo que se estaba intentando localizar a su propietario. En caso contrario, la intención sería entregarla al Seprona de la Guardia Civil de Pontevedra.

Y aunque su presencia en estos entornos es más habitual, siempre sorprende el avistamiento de jabalíes por las fincas. En las últimas semanas, distintos vecinos del rural de Pontevedra y de otros puntos de la comarca destacan que, aparentemente, su presencia se podría haber incrementado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La fauna que llegó con el coronavirus