Una tromba de agua arrasa bajos y garajes en Pontevedra dejando al menos 50 coches afectados

La zona peor parada fue la de Fernando Olmedo y Casimiro Gómez, aunque también se inundaron las renovadas piscinas de Campolongo, que están cerradas


Pontevedra

Domingo de caos en Pontevedra a cuenta de la lluvia registrada esta madrugada y el consiguiente desbordamiento del regato de A Seca. De madrugada, bajo un aguacero tremebundo, el nivel del agua empezó a subir sobremanera tanto en Casimiro Gómez como en Fernando Olmedo, zonas tradicionales de inundaciones. Y poco a poco, a lo largo de esta mañana, se ha ido comprobando que los más de 55 litros de lluvia por metro cuadrado que cayeron en la ciudad del Lérez han provocado un auténtico desastre.

Así, hay al menos 50 coches seriamente dañados por el agua. Algunos estaban aparcados en garajes y otros en la calle. A algunos le llegó el agua prácticamente hasta el techo y muchos dueños de coche todavía no saben que los tienen llenos de agua, ya que los dejaron estacionados en la vía pública y aún no regresaron a recogerlos. Más allá de los vehículos, hay bajos completamente anegados, negocios como el restaurante Atlántico que no pueden abrir las puertas porque el agua les llegó a cubrir las sillas del local y hay también numerosos portales totalmente llenos de lodo. 

;
«Cando baixei xa me chegaba a auga pola cintura» Las copiosas lluvias de la pasada madrugada dejaron al menos 50 coches dañados que estaban aparcados en garajes que se inundaron

Por si con el desastre de Casimiro Gómez y Fernando Olmedo fuese poco, la tromba de agua también desbordó completamente una arqueta que hay junto al renovado complejo deportivo de Campolongo, que a esta hora permanece cerrado. Según el Concello, aunque el agua entró en las instalaciones, mañana se podrá volver a disfrutar de las piscinas y demás espacios deportivos. 

Llegar hoy, sobre las 11.00 horas, a Casimiro Gómez y Fernando Olmedo era hacerlo a un lugar donde los cabreos vecinales se contaban al por mayor y donde la estampa era de lodo y agua por todas partes. Bomberos y Policía Local de Pontevedra trabajaban en la zona mientras los vecinos, armados con fregona, escobas y mangueras intentaban baldear sus propiedades. En las aceras, unos y otros contaban que habían saltado de la cama entre las cuatro y las seis de la madrugada y que, lamentablemente, a casi ninguno le había dado tiempo a entrar a por los coches al garaje. «Cando quixen entrar a agua xa daba por enriba das ventanillas, era imposible, ahí o teño, con dous anos e pico e non valerá para nada», se lamentaba el dueño de un Peugeot que permanecía en un bajo anegado. Mientras, el propietario de un BMW descapotable que también quedó completamente inundado veía con impotencia como la grúa se llevaba su vehículo, que chorreaba agua por todas partes. 

Los vecinos echaban pestes contra el llamado río o regato de A Seca, ya que de madrugada se desbordó sobremanera y, entre eso y la tromba de agua, la inundación fue de órdago. Todos recuerdan episodios complicados con el agua (de hecho, en algunos garajes los vecinos ya aparcan en plataformas elevadoras para evitar que los coches queden dañados) pero dicen que el de esta madrugada «supera todos os rexistros anteriores». Criticaban también que, sobre las 11.00 horas, no había acudido nadie del Concello a la zona pese al desastre en el que estaban inmersos. 

A mediodía, y pese a que llevaban en la zona desde la madrugada, los bomberos continuaban achicando agua en los garajes para que las grúas pudiesen retirar los vehículos convertidos en auténticas esponjas. En la calle, decenas de vecinos miraban con ojos de impotencia e insistían en que merecen «unha solución xa». 

Reguero de inundaciones en Santiago

E. Á.

Los bomberos acudieron en las últimas horas a garajes, viviendas y vías públicas ante la acumulación de agua

La lluvia acumulada durante estos días en Santiago obligó a los bomberos a movilizarse en las últimas horas para achicar agua de garajes y viviendas, y despejar vías públicas por la acumulación de hojas que hacían impracticables algunas calles de la ciudad. Desde las tres de la madrugada las salidas fueron constantes aunque el viento perdonó. Vite de Abaixo se llevó lo peor. Los bomberos estuvieron trabajando hasta pasadas las cinco de la mañana para ayudar. Además, los vecinos denuncian que el proyecto de canalización está aprobado pero no solo no empiezan las obras sino que las alcantarillas están sucias, no tragan agua y se producen desbordamientos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Una tromba de agua arrasa bajos y garajes en Pontevedra dejando al menos 50 coches afectados