«Mi mayor queja no es atender a 93 pacientes, sino el trato que se nos da»

El facultativo José Ángel Pardavila anima a otros compañeros de PAC y de centros de salud a decir lo que está pasando en el área sanitaria


pontevedra / la voz

José Ángel Pardavila González (Ribeira, 1978) atendió a 93 pacientes en la guardia de 24 horas que hizo el viernes en el punto de atención continuada (PAC) de A Parda, en Pontevedra. El Plan de Urxencias Extrahospitalarias establece, como regla general, que cada facultativo no supere una presión media de 30 urgencias por guardia. Pardavila denunció públicamente que ese día faltó un médico de tarde. La dirección del área sanitaria cuestionó los datos «sesgados» aportados por este facultativo eventual, que trabajó seis años en las urgencias extrahospitalarias de Caldas. El médico no solo se reafirma, sino que muestra el listado.

-¿Vio o no vio usted a 93 pacientes en la guardia de 24 horas del día 6 de diciembre?

-Vi a 93 pacientes entre las ocho de la mañana del día 6 y las ocho de la mañana del día 7 en la guardia de 24 horas. El motivo por el que quise difundirlo es porque esta es una situación que debería ser excepcional, que el Sergas dejase de cubrir alguno de los huecos del PAC, pero desde el verano viene pasando de forma progresiva y continua casi todos los fines de semana y en momentos de gran demanda, como pudo ser este puente. Ese día tenía que haber tres médicos y realmente de refuerzo faltó uno entre las tres de la tarde y las diez de la noche, que era el momento de mayor afluencia en el PAC. Tuvimos esperas de hora y hora y media, dependiendo de si alguno de nosotros tenía que ir a algún domicilio. Mi mayor queja no es tener que ver a un número de pacientes elevado para esas horas, sino el trato que se nos da a nosotros y que la Administración niegue estos hechos. Que me digan que estoy mintiendo por haber dicho que vi a 93 pacientes.

-¿En su trayectoria profesional tuvo alguna guardia con ese volumen de pacientes?

-Hace bastante tiempo, trabajando en el PAC de Baltar, en Sanxenxo, llegué a ver más de ciento y pico pacientes largos, pero era verano. Allí hay mucho desplazado y es cierto que las guardias son intensas y acabas moviendo mucho paciente.

-¿Qué tipo de patologías vio en la guardia del 6 de diciembre?

-Cuando empiezas el día la que se da es una atención muy correcta, que se va empobreciendo a medida que va avanzando el día. En cuanto a las patologías he visto de todo, desde dolores de garganta hasta reacciones anafilácticas, es decir, a pacientes que a lo mejor se podían resolver en cinco minutos, pero a otros que me han llevado incluso una hora porque he tenido que asistir a algún domicilio. Tuve distintas patologías, a todo el mundo intentas prestarle la mejor atención posible que merecían.

-¿A qué achaca la respuesta del Sergas?

-Me da la sensación de que tenemos que estar siempre callados. De que el Sergas nunca se equivoca y todo lo que hace es perfecto. Nosotros denunciamos una situación, el Sergas lo que hace es llevarlo al terreno personal y decir que mentimos o que estamos equivocados. Yo traje estas listas hoy [por ayer] de los pacientes vistos, quitando los datos personales, para que se vea mis 93 pacientes atendidos. No tengo ningún motivo por el que mentir, no gano nada saliendo en un periódico, dando mi nombre y diciendo que he visto a 93 pacientes. No pretendo ser un superhéroe ni hago nada excepcional porque esto pasa muy a menudo en el área sanitaria. Hay médicos de familia que ven a 70 pacientes en consulta y desde junio a diciembre hubo más de cien incidencias con huecos de médicos en PAC. Solo denuncio porque no quiero que esto siga pasando. Por eso le pido a mis compañeros que no se callen y digan lo que está pasando, tanto a los de cabecera como a los de PAC.

-¿Se sintió arropado?

-Realmente he recibido mensajes de ‘no te preocupes, sabemos que dices la verdad’. La gente que ha trabajado conmigo sabe que no miento en estas cosas. No tiene ningún sentido. Quizá esperaba una disculpa del Sergas porque creo que la Administración no tiene ningún motivo para quejarse de mi trabajo.

-Usted es personal de PAC. Tras una huelga de más de seis meses llegaron, el 17 de julio, a un acuerdo con la Administración para mejorar las condiciones de trabajo. ¿Cómo está el tema?

-Es como si nos hubieran dicho que nos iban a dar cosas para cerrar la huelga. No es regalarnos nada, sino aceptar unas condiciones que ya venían en un acuerdo de hace muchos años. En todos estos meses no hemos visto nada más que nos paguen una segunda comida en la guardia de 24 horas. Ese es el gran logro que tenemos ahora.

-¿Es optimista respecto a los puntos pendientes?

-Yo tengo la sensación de que la Administración está jugando con nosotros, ni nos da solución, está echando balones fuera y no se sienta con nosotros para proponer cosas. No tenemos un plan de contingencia, no sabemos lo que nos espera en los próximos meses. Creo que como la cosa no cambie, lo más probable es que se acabe en una nueva huelga.

-Los PAC forman parte de atención primaria. Sus compañeros de primaria dicen que no están reconocidos. ¿Y ustedes?

-La primaria en general, tanto nosotros como los médicos de familia, somos los grandes olvidados. Pero el personal de los PAC somos un poco como esa escobilla que utiliza el Sergas para ir barriéndolo todo. Está claro que si tú no sustituyes a los médicos de cabecera eso va a acabar repercutiendo en todo el sistema. Ellos son los que tienen que hacer la atención primaria. Yo no paro de ver gente que me dice que no le dan cita hasta dentro de tres semanas y viene al PAC por patologías por las que no deberían venir porque se pueden resolver en una consulta. Esto pasa por no sustituir a los titulares y te pueden venir por unos hongos en los pies de tres semanas, por un dolor de espalda de quince días... una variedad de patologías que ya no se acaban resolviendo en consulta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Mi mayor queja no es atender a 93 pacientes, sino el trato que se nos da»