Derrota sin paliativos para el Teucro

Los errores defensivos y ofensivos condenan al los de Luis Montes ante el Bordils en una de las goleadas más abultadas de la temporada


pontevedra / la Voz

Pocas sorpresas en la pista del Bordils casi desde el primer minuto de juego. Al Teucro le fue imposible rebajar una diferencia que osciló permanentemente entre los ocho y los nueve goles. Se abrió una brecha tan fuerte que golpeaba la moral de los azules desdibujándolos en la pista cada vez más. Antes del partido reconocían que la posición en la tabla del conjunto catalán no era reflejo del juego que desplegaban en casa. Lo sabían y sucumbieron ante un equipo con una afición que no decayó hasta el final del encuentro, sabiendo casi con seguridad desde bien pronto que los puntos se quedarían en Girona.

Comenzaron adelantándose en el primer parcial y a cinco minutos del inicio del partido, el Teucro ya iba dos abajo. Esa diferencia se mantuvo hasta superar la barrera de los diez minutos, cuando los azules comenzaron a errar con constantes fallos en ataque y una defensa, que esta vez no encontró amparo bajo palos. A los veinte minutos de juego, la diferencia ya era de ocho goles, una cifra que apenas cambiaría el resto del encuentro. Mismo guion, mismo resultado.

Tal y como Luis Montes describió como podría ser el partido un día antes, sucedió. Los azules, que venían de una inyección de ánimo con la victoria en casa ante el Alcobendas, recibieron un golpe seco. Al descanso el marcador era demasiado peligroso (20-12), pero aún cabía posibilidad de reacción.

Arrancó la segunda parte con el mismo devenir que hasta ese momento con unas acciones precipitadas que acababan lejos del fondo de la portería. Ya eran demasiados goles de diferencia para tener opciones de pelear por los puntos que estaban en juego. Llegaron a ponerse diez abajo a los cinco minutos de reiniciar el partido, la situación en la pista no mejoraría, ni los tiempos muertos de Luis Montes valieron para revertir la situación.

A pesar de la superioridad, el conjunto catalán adelantó la línea de la defensa sobre Poveda con la intención de evitar que uno de los jugadores más peligrosos del Teucro tuviese margen de maniobra. Poco importaba ya. Ambos equipos hicieron un parcial de 1-0 a diez minutos del final del encuentro, pero no sirvió de nada. El Teucro cayó sin paliativos. Ni la faceta ofensiva, ni mucho menos la defensiva consiguió ser lo solvente que había sido una semana antes ante su afición en Pontevedra.

?Jordi González, Reixach, Marc Prats (1), Arnau Palahi (7), David Masi (1), Joan Vilanova, Masmiquel (2), Marc Canyigueral (8), Ferrán Oliver, Ignacio Moreno (2), Adriá Fornes, Tomás Bañeras, Josep reixach (8), Esteve Ferrer (3), Macho y Pou

?

Salazar, Remeseiro (2), Andrés Moyano (4), Dzokic (2), Bujalance (3), Torres (1), Samu Pereiro (2), Bojicic (2), Iván Rodríguez (1), Pervic (1), Poveda (3), Corneil (2)

Parciales cada cinco minutos: 5-3, 8-6, 13-7, 16-8, 19-11, 20-12 (descanso) 24-14, 25-17, 27-19, 28-19, 30-22, 33-24 (final)

Incidencias: Los marcadores de pista recogieron un resultado de 33-24, pero el acta de partido reconoció como oficial el 32-23.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Derrota sin paliativos para el Teucro