Pablo Domínguez: «Si tengo que trabajar, será aquí»

C. Pereiro PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

El pontevedrés se incorpora de nuevo al club para dar un empujón a los equipos y jugadores jóvenes

06 ago 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

El Cisne ha vuelto al trabajo y regresa con una cara bien conocida dentro de su equipo técnico, la del pontevedrés Pablo Domínguez, que se incorpora de nuevo a la entidad pontevedresa como director deportivo de las categorías inferiores. Un reencuentro feliz para ambas partes, que bien deriva en dos cosas: la recaída en esa sana enfermedad que es el balonmano para Domínguez, y la clara apuesta del Cisne por impulsar su cantera.

-¿Es esta una vuelta a casa?

-Sí, claro, totalmente. Cuando la directiva del Cisne me llama pues ya uno la coge con ilusión, después ya simplemente puede uno estar encantado con volver al club que siempre me ha dado una oportunidad, en el que siempre he tenido una puerta abierta y... nada, muy contento por volver a mi casa.

-Usted estuvo en el Cisne ocho años como jugador.

-Así es, en el primer equipo. Llegué para echar una mano pero por mis características de licenciado, que siempre me han gustado los niños y creía que podía echar una mano en la cantera, también estuve involucrado con la gestión de los equipos en la base. Y ahora, vuelvo a retomar esa parte en exclusiva.

-Se lo preguntarán algunos, sobre todo los que le conocen pero le perdieron de vista, ¿dónde ha estado estos años?

-[Ríe] Pues, la verdad, por el mundo adelante. Me metí en el sector eólico, buscando una orientación laboral distinta, y he estado por el extranjero, aunque ahora esté instalado en Pontevedra. Pero vaya, nunca llegué a perder el contacto con la gente. Es cierto que no pude seguir haciendo nada relacionado con el balonmano, que para mí siempre fue el Cisne y nada más. Es donde estoy a gusto, el equipo en el que si tengo que trabajar será aquí.

-Lo echaría de menos. El balonmano, quiero decir.

- Tanto, tanto... Para mí esto es una enfermedad, lo necesito. Mis sobrinos están vinculados a este deporte, toda mi familia siempre ha mantenido una estrecha relación con el balonmano... A mí es lo que me gusta. Este es mi club y me encanta su trabajo y los resultados que ha obtenido. Creo que ahora, la directiva también está buscando algo más de formación de jugadores, y tener un poco más a los jóvenes presentes. Abrir la pirámide, tener un poquito más de volumen siempre que las instalaciones lo permitan.

-Vaya, que usted llega como una especie de pegamento, para dar sujeción y solidez a esos ladrillos que son la cantera y que construyen la base del Cisne.

-Sí, sin duda. El club quiere llevar a cabo esta dinámica de formación. No hay otra idea sobre la mesa. No se valoran otras opciones. Los resultados en los últimos años han sido un referente en Galicia, y queremos que los jugadores se identifiquen con el club. Yo quiero que cada jugador que milite con nosotros sea un jugador de club. Quiero que digan que están con nosotros con orgullo. Hay que trabajar esas ideas y afianzar la idea de que los propios chavales les transmitan a sus amigos del instituto que digan con la boca grande que están en uno de los mejores equipos de Galicia y que vengan a verlo al CGTD. Esa es la idea.