Pontevedra / La voz

Cuando apenas restan algo más de un mes para que comience el repliegue de las misiones internacionales de la Brilat en Mali y El Líbano, la unidad pontevedresa continúa con su calendario de formación y adiestramiento. De hecho, en los últimos días, nutrido grupos de militares de, entre otros contingentes, la compañía de transmisiones, así como del batallón de infantería Zamora y del grupo de artillería de campaña, sorprendieron a más de un vecino mientras realizaban distintas marchas de endurecimiento por diferentes pasajes de las rías de Pontevedra y Vigo.

De igual modo, los infantes del batallón Zamora demostraron su capacitación a la hora de sortear toda clase de desniveles empleando técnicas de rápel, así como intensificaron su preparación en las instalaciones de la base General Morillo de Figueirido.

Paralelamente, personal de los cuadros de mando de la brigada tomaban parte en el programa Train the trainers -Formación de formadores- y, de este modo, se ejercitaban en combate urbano. A fin de cuentas, en numerosas ocasiones, los soldados se han visto en situaciones en las que han tenido que echar mano de estas técnicas en una intervención en suelo extranjero.

Este adiestramiento no se está limitando únicamente al contingente pontevedrés, sino que también abarca a las unidades adscritas a la base asturiana de Cabo Noval. Allí, integrantes de la compañía Jabalí pusieron en práctica sus conocimientos en combate en zonas boscosas, así como en zonas urbanizadas.

Por su parte, los artilleros del pelotón de la batería Mistral tuvieron ocasión de participar en un ejercicio internacional, el European Battle Group Fierece Lion 19, que se desarrolló en el almeriense campo de maniobras y tiro Álvarez de Sotomayor de Viator.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una unidad en formación continua