Un elefante se balanceaba... en Marín

La Fundación Juan XXIII hace un guiño artístico a la popular canción infantil en el bosque de la Granxa de Briz


marín / la voz

Es una de las canciones infantiles más populares de España. Habrá pocos que no hayan cantado alguna vez en un largo viaje por carretera sus interminables líneas. «Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña y como veía que no se caía fue a buscar otro elefante». Y así se iban sumando los paquidermos hasta que los adultos, cansados, intentaban distraer la atención de los más pequeños con alguna otra idea y con mayor o menor fortuna.

En estos tiempos de wifi y móvil, el balanceo del elefante puede que no sea ya una melodía tan conocida por los más jóvenes, pero aún se escucha y en el bosque de la Granxa de Briz, en Marín, tiene ahora su representación gráfica. Se trata de un homenaje en toda regla, una composición artística con el paquidermo con cara de susto atrapado en medio de una telaraña de dos metros y medio de largo y con una araña subiendo por el tronco a ver si consigue llegar antes de que se le escape la presa. Es la última incorporación al bosque encantado de Briz, que cuenta con más de quince figuras y que forman un conjunto único en Galicia, en el marco del Parque de los Sentidos.

La concejala de Medio Ambiente, la popular Marián Sanmartín, explicó que esta composición tuvo en cuenta el carácter eminentemente infantil que se le ha dado al parque de Briz en los últimos años. La obra ejecutada es una propuesta de la Fundación Juan XXIII, que se ocupa de la gestión y mantenimiento de los jardines del municipio, con especial atención a este pintoresco recinto forestal.

Jose Mariño, responsable de jardinería de la Fundación Juan XXIII, explicó que la idea surgió con la poda de los brotes de los avellanos. «Es una madera bastante dura y alargada y pensamos que podíamos reutilizarla y crear una tela de araña», señaló. De allí al homenaje a la canción infantil solo había un paso y lo dieron. El personal de la fundación realizó el diseño tanto de la araña como del elefante, con el respaldo de la concejalía de Medio Ambiente. La ejecución material de las figuras le correspondió a la empresa Galventus, que colabora con el programa laboral de Juan XXIII y que también realizó la figura de la jirafa que preside la entrada del parque marinense.

El insecto y el paquidermo están hechos con poliéster, mientras que la telaraña es madera de avellano pintada. Esta composición está colocada en un nivel intermedio en la ladera por la que se extiende el bosque de Briz, en uno de los paseos con árboles. Aunque la finca es grande y tiene muchos árboles, el elefante balancín es fácil de encontrar, solo hay que situarse en la terraza contigua al edificio principal y mirar hacia el monte a la izquierda. Allí se ven en seguida los troncos de acacia transformados en enormes lápices de colores. Pues bien, la canción infantil que todos hemos tarareado alguna vez está representada justo a su lado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Un elefante se balanceaba... en Marín