Veronese presenta en su versión de «El nombre» en Afundación

La obra original se estrenó en París en el 2010 con gran éxito de público y obtuvo dos Premios César


Hoy • 21 horas • Auditorio de Afundación • Una familia se reúne para celebrar la próxima llegada de un bebé. Cuando el futuro padre responde a la pregunta del nombre escogido, su respuesta deja a todos boquiabiertos. En esta obra de Matthieu Delaporte y Alexandre de la Patellière, versionado por Daniel Veronese, la palabra toma el protagonismo. Gloria López, Pedro Morales, Luis Calvo, May Pascual y Orencio Ortega conforman el elenco de actores de esta obra, que se presenta esta noche en Afundación.

Un simple nombre, desencadena una tormenta de sentimientos, emociones, secretos, crueldades, que hacen tambalearse unas relaciones personales consolidadas durante toda la vida y que pone de manifiesto la necesidad y la dificultad de comunicarnos. «Esta pieza teatral habla de la familia en toda su complejidad: deseos, miedos, discursos escondidos y silenciosos, palabras abiertas y como siempre lo oculto sorprende y atrapa», explican desde la productora.

El nombre se estrenó en el Teatro Edouard VII de París en septiembre de 2010 con gran éxito: cinco nominaciones a los Premios César, de las cuales ganó dos.

Se define como «una comedia viva, real, delirante, emotiva, donde tomar partido por algo o por alguien es la excusa perfecta para desahogar nuestra profunda insatisfacción humana, dejando al descubierto los verdaderos problemas de sus protagonistas».

Daniel Veronese muestra lo absurdo y pequeño de la ilusión de control. «El resultado violenta al público y es que aparentemente la acción puede sentirse muy familiar, muy reconocible, hasta que da un giro total y todo se descoloca denunciando nuestro miedo y a la vez el deseo a la intimidad».

El autor explica en sus notas que todo se desarrolla en una noche en la que se reúne a cenar un grupo de amigos «de esos que difícilmente pierden el sentido del humor, el deseo de divertirse y pasarla bien, pero en esta ocasión, una simple respuesta sobre el nombre de un bebé provocará el ingreso irrefrenable a situaciones cercanas a la tragedia, un escenario imprevisto para que este grupo casi acabe con varios años de férrea amistad». El Nombre «se convierte así en un laboratorio sobre la hipocresía y la mezquindad humana; sobre como, en la sociedad de hoy, prejuzgamos a quién se atreve a mirar hacia un lado que nos pueda incomodar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Veronese presenta en su versión de «El nombre» en Afundación