El sueño de ser profesor, más vale tarde que nunca

Alfredo Vázquez está dispuesto a renunciar a su plaza fija a los 48 años y se pone a estudiar oposiciones

.

cambados / la voz

Reciclarse o morir. Si esta máxima se toma al pie de la letra, a Alfredo Vázquez Oliveira le queda mucha vida por delante. A sus 48 años afronta un máster de investigación literaria y teatral y se va a poner a preparar oposiciones porque no renuncia a su sueño: ser profesor en la universidad. Para ello está dispuesto a dejar un trabajo de esos por el que suspira la mayoría: plaza fija en el Concello de Cambados en calidad de técnico del departamento de Deportes. Un puesto que da estabilidad económica y laboral y que, entre otras cosas, le permitió sacar adelante, por la UNED, el grado de Lengua y Literatura Española con una nota media de 8,4 y doce matrículas de honor.

A Oliveira, como le llama la mayoría, no le da miedo dejar su zona de confort y por eso lleva años hincando los codos a razón de seis horas diarias en las épocas más duras. Como atleta que fue, sabe bien del valor del esfuerzo, y a él su premio le llegó hace unos meses, con motivo de su trabajo fin de carrera, que le permitió entrevistar a la directora de la Compañía de Teatro Clásico, Elena Pimenta. Para él fue un sueño, dice, y a ella le saltaron las lágrimas de la emoción.

Su espíritu inquieto -en sus años mozos empezó cuatro carreras y no terminó ninguna- le obliga a autoimponerse una disciplina estoica y espartana a la hora de sentarse ante los libros, aunque eso no le quita de algunos vicios. Quién lo diría de un hombre que lleva corriendo casi toda su vida y tiene campeonatos de Galicia y España por equipos en su palmarés. Con el paso de los años se ha convertido en un fumador compulsivo, y a la vista del ritmo que le espera, no lleva trazas de rebajar su marca de una cajetilla diaria. La culpa, dice, es del estrés que le provoca el estudio y ese Real Madrid de sus amores que tanto le hace sufrir. Madridista fue su padre y lo es ahora su hija, y por Di Stéfano le pusieron el nombre de Alfredo. Se lamenta de que los merengues le dan muchos disgustos, a pesar de su palmarés en la Champions, «pero das sete finais, a única que fun quen de ver enteira foi a de este ano». Con la Roja lo lleva mejor. «Gústame que gañe España, pero, se perde, ceo tranquilo».

El deporte

Por afición y por oficio, Oliveira vive muy de cerca el deporte, lo cual lo convierte en una voz autorizada a la hora de hablar, por ejemplo, del fenómeno del running o de la situación del deporte base. Sobre esa moda que ha llevado a medio país a echarse a correr, ve una parte buena y una parte nefasta. «Estase convertendo nunha obsesión. Xente que nunca fixo deporte, ponse a correr con corenta anos e acaban feitos po muscularmente. Póñense a facer dietas, están pendentes das marcas, planifican a súa vida en función dos adestramentos..., é incrible, hai carreiras populares que xa fan controis antidoping», comenta.

Atletismo

Frente a esta situación, opina que habría que apostar mucho más por la cantera, como están haciendo los clubes de fútbol, baloncesto y voleibol de Cambados. Mención aparte le merece el club de atletismo, «que baixo a directiva de Nando Rey está facendo un labor marabilloso».

En calidad de trabajador municipal, Oliveira ha visto pasar a cuatro alcaldes y a cinco concejales de Deportes. La mejor época, dice, fue con Cores Tourís en la alcaldía, Aragunde de segundo y Fernando Pombo al frente de la delegación de Deportes. Del concejal actual, Víctor Caamaño, no tiene más que buenas palabras. «É unha persoa intelixente e respectuosa cos traballadores». Pero eso no quita para que quiera dejar el Ayuntamiento. «Coas empresas especializadas no ámbito de deporte e un concelleiro con dedicación exclusiva, a figura do técnico municipal empequenece bastante».

Adiós a viajar

Ahora, su prioridad son los estudios, tanto que hasta tendrá que dejar aparcada su otra pasión: viajar. Conoce bien el Caribe, Europa..., pero si tiene que elegir un destino se queda con Nueva York, esa ciudad literaria y cinematográfica donde las haya. Quizá sus lecturas de Manhattan Transfer o las películas de Woody Allen hicieron que sublimara la meca de los rascacielos, pero no le cansa. Volvería una y otra vez, siempre con un libro bajo el brazo. En su biblioteca no falta la poesía del Siglo de Oro, Juan Ramón Jiménez, Neruda; en teatro, sus indispensables son Calderón, Lope y Valle-Inclán, y en novela, sus iconos son el Quijote y Gabriel García Márquez.

Le preocupa el desapego por la lectura que existe en la sociedad, especialmente entre los más jóvenes; que siga imperando la pedagogía memorística a la hora de estudiar a la Generación del 27, o que la Filosofía quede relegada de los planes de estudio. Pero hay esperanza. Las humanidades resisten, él es un buen ejemplo.

Lo que sí se le resiste a nuestro protagonista es la cocina. «Eu son de sota, cabalo e rei», pero la pasta es muy socorrida, de modo que nos recibe con unos energéticos tallarines con carne. Mens sana in corpore sano, aunque con más nicotina de la recomendable.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El sueño de ser profesor, más vale tarde que nunca