Los deberes que puso el 25-M

Ultimátum a Partido Popular y PSOE; severa advertencia al Bloque Nacionalista Galego; espaldarazo para Alternativa Galega de Esquerda y crédito, de momento, a Podemos

Los ciudadanos indignados que rehúyen de la partitocracia clásica (en la imagen la manifestación de octubre del 2011) ya no ven al BNG como una opción alternativa, sino como parte del problema.
Los ciudadanos indignados que rehúyen de la partitocracia clásica (en la imagen la manifestación de octubre del 2011) ya no ven al BNG como una opción alternativa, sino como parte del problema.

Los ciudadanos en Pontevedra, también hablaron como cumple en democracia: con el voto. Al cabo de la primera semana transcurrida después de los euro-comicios, cabe reflexionar sobre los deberes que el electorado decidió poner a las organizaciones políticas. Tanto a las clásicas como a las de nuevo cuño.

Aceptemos que los resultados del 25-M no son extrapolables tal cual para las próximas municipales, pues, según qué proceso electoral, el votante puede comportarse de diferente modo como ha ocurrido tantas veces. Pero, a cambio, aceptemos que los resultados del domingo 25-M pueden leerse como un magnífico barómetro de situación, una especie de macroencuesta, sin maquillajes ni cocina, de cómo respira la opinión pública.

Veamos qué mensajes han dicho las urnas en Pontevedra.

Al PP y al PSOE, el electorado local les ha enviado un ultimátum, el mismo que en el resto del Estado. «Espabilen antes de que sea muy tarde», sería el mensaje.

Los dos grandes partidos han sufrido severos retrocesos en esta capital. En torno a 16 puntos porcentuales menos. Dicho en votos, del orden de 5.000 a 6.000 votos menos que en los anteriores euro-comicios del 2009. Una pérdida extraordinaria. Indisimulable por mucho argumento disculpatorio del que hayan tirado Louzán, Santos Héctor y demás dirigentes de ambos partidos.

Aquí también se percibe una brecha manifiesta, cada vez más grande. Si ambos partidos siguen ensimismados en sus privilegios, alejados del malestar social; si continúan sordos ante el clamor contra el creciente desempleo, los recortes austericidas, la corrupción cabalgante? se van a dar otro guarrazo monumental.

PP y PSOE, candidato pendiente

Particularmente populares y socialistas pontevedreses tienen, además, pendientes de solución sus ofertas locales para el 2015.

Jacobo Moreira aguarda por su nominación oficial como candidato a la alcaldía. Rueda indicó que el congreso local, eternamente pendiente, podría ser en agosto. La cúpula sigue alargando la sufrida espera del aspirante y otorga tiempo extra para que los críticos sopesen si construyen una alternativa al actual portavoz municipal. En ese contexto, no me parece casual el desembarco de Pescamar y de la gerente de la conservera, Lupe Murillo, en el accionariado del Pontevedra CF. El club granate es uno de esos balcones sociales que ayudarían mucho a rehacer una carrera política que ella, su familia y entorno consideran que fue machacada por Telmo Martín.

En todo caso, la última palabra no será de los militantes, sino de Feijoo.

En cuanto a los socialistas, el primer envite electoral de Agustín Fernández como secretario general local no ha podido ser peor. Pero culpabilizar solo a Tino de semejante debacle es sustancialmente injusto. El severo problema del PSOE pontevedrés es casi el mismo que a nivel nacional: no se ve banquillo; no hay caras nuevas; gente como Louro, su anterior póster electoral, lleva 25 años consecutivos en cargos oficiales. Los socialistas necesitan reencontrarse con la gente, con la calle, con las inquietudes? Si localmente no hacen unas primarias lo más abiertas posibles, seguirán acrecentando la brecha. Valcárcel, podría intentar el asalto.

Al Bloque, el electorado local le ha enviado un mensaje severo de advertencia materializado en el ascenso machacón de AGE y, asimismo, en la irrupción de Podemos, que se alimenta de variados caladeros de votos, también de sufragios nacionalistas.

El BNG como organización da la impresión de que se ha amanerado. Carece ya del tirón que tuvo años atrás como catalizador del descontento social. Los ciudadanos indignados que rehúyen de la partitocracia clásica ya no ven al Bloque como una opción alternativa, sino como parte del problema, aunque sin llegar al nivel de deterioro de PP y PSOE. Para expresar el cabreo, ya se vota a otros.

Tres lustros de modelo de ciudad

Es verdad que cuando llegan las municipales Lores es mucho Lores. Y que el «modelo de cidade» ha sido muy rentable electoralmente durante tres lustros. Pero no es una veta inagotable. En la sede de Marquesa han tomado nota de que el aumento de votos de AGE y Podemos es un aviso. Muy serio.

Los de Beiras son una expectativa en crecimiento. Si las tensiones internas en A Nova se apaciguan y aciertan con la elección de candidatos, que, supongo será en coalición con Esquerda Unida, su entrada en la corporación municipal que gobierne Pontevedra a partir del 2015, parece garantizada.

Con Podemos las incógnitas son similares pero en grado superlativo. Su irrupción es una agradable y refrescante noticia. Recién llegados, con una organización de mínimos, prácticamente sin un euro, pero con un excelente manejo de las redes sociales y un discurso cautivador -aunque con evidentes dosis de utopía-, han capturado más de 3.100 votos en esta ciudad. Si deciden ir a las municipales y atinan con la lista -por lo menos el póster principal es muy importante en esos comicios- resulta apasionante imaginar dónde podrían llegar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Los deberes que puso el 25-M