Más espectáculo que crítica

Amoriños de Bora ganó en comparsas y Vamos a Todo y Que Juai chegou Hawai en grupos

La fabada y el caldo de Famecrem llevaron premio.
La fabada y el caldo de Famecrem llevaron premio.

pontevedra / la voz

Una decena de comparsas. Plumas, baile, colores y música durante varias horas de recorrido. Disfraces de calidad, muy trabajados y con un derroche de imaginación, sobre todo los de fantasía. El desfile de grupos y comparsas del entroido fue ayer un espectáculo de más de tres horas en el que puede decirse que primó el disfraz frente a la facha.

De las agrupaciones participantes, solo dos optaron por la parodia sobre temas locales. De un lado, los opositores a los crematorios, con una decena de personas simulando un entierro. Y de otro, el grupo pontevedrés Vamos a Todo, que hizo todo un alarde al convertir en una atracción de alto riesgo superar los lombos de la ciudad del Lérez. Lombo Aventura contó con un Ravachol Khan -a imitación del Dragon Khan de Port Aventura-, al que se subieron bien protegidos invitados tan ilustres como David Cal, Elvis, Marilyn Monroe e incluso el monstruo de las galletas, Triqui, entre muchos otros.

El coso de San Roque, con su alguacil, su monosabio, su público y, por supuesto, sus toreros, fue otro de los toques de humor local. En su fachada también hubo espacio para la reivindicación a través de pintadas que reclamaron sanidad y educación pública de calidad.

La venta de Novajalicia Banco -a todos sus nuevos clientes les regalaban ayer el chándal de Hugo Chávez- y el annus horribilis de la familia real, con la cacería del rey de Os de Sempre, el pequeño tren a Suiza en el que viajaron el rey, los príncipes, Corina y los duques de Palma, o la cárcel desde la que Urdangarin enseñaba billetes, fueron asimismo objeto de mofa.

Hubo disfraces muy cuidados, elaborados desde con conchas, con chapas o incluso con cápsulas de café decoradas. El grupo de espantapájaros, el de flores de jardín, o los viajes de Gulliver llamaron mucho la atención. Al igual que los soldaditos a los que la crisis no les quitó la cuerda para rato, las batallas entre los participantes en la versión de la serie Juego de Tronos o la flamante escudería de Fernando Alonso.

Más de uno se sumó al famoso Se chove que chova y, por lo que se vio en participación infantil, si algo tiene el entroido es el futuro asegurado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Más espectáculo que crítica