Marea de paraguas por la sanidad

Unas cinco mil personas secundaron ayer la llamada de SOS Sanidade Pública contra el nuevo mapa de áreas de referencia


pontevedra / la voz

Dos meses después, unas cinco mil personas de Pontevedra y su comarca volvieron a salir ayer a la calle para defender la sanidad pública. La llamada marea blanca se convirtió en una marea de paraguas, pero la lluvia no restó un ápice de reivindicación a la convocatoria de la plataforma SOS Sanidade Pública. La manifestación partió pasadas las 20.15 horas de la plaza de A Ferrería bajo un fuerte chaparrón. Durante más de quince minutos estuvieron saliendo los participantes.

La cabecera de la movilizacion la abrió una pancarta con el lema «A sanidade pública non se vende. Deféndese!», seguida de otras de diversos colectivos. Tras un recorrido por el centro del casco urbano que se acortó por la lluvia, la protesta acabó en la plaza de España. Durante el trayecto se escucharon consignas como «Non, non, non, á privatización» o «Non, non, non, a Santiago non» y se pidió la dimisión de la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera.

La escritora y miembro de la Real Academia Galega Fina Casalderrey fue la encargada de dar lectura al manifiesto que puso el broche a la protesta. Citando a su abuelo Francisco afirmó que «a saúde sempre estivo diante nas prioridades do ser humano, e é deber dos gobernos protexela». «A crise económica -añadió- non pode ser o argumento para impoñer un modelo sanitario que se afaste da necesaria universalidade».

Casalderrey hizo suya alguna de las consignas que se escucharon en la manifiestación y subrayó que la sanidad pública «non se pode vender, senón defender. Non pedimos milagres, mais sabemos que segue a haber demasiado diñeiro, que tamén é noso, en mans, proxectos e paraísos equivocados». Remachó que la sanidad pública «gratuíta» y «de calidade» es un derecho universal que «non admite discriminación en inversión por paciente segundo a procedencia».

Prótesis y medicamentos

La escritora dijo que si hoy se volviera a editar el álbum Nós, de Castelao, la tradicional estampa de los campesinos que iban a pagar los fueros se transformaría en otra: «Non son pastores de Belén, son pacientes da Seguridade Social que van repagar as prótesis e máis os medicamentos que xa non cubre o seguro».

Las referencias a Castelao fueron constantes en su intervención y le dieron pie para referirse al nuevo mapa sanitario, que traslada a 300.000 pacientes del área de Pontevedra y O Salnés a Santiago para determinadas especialidades (cirugía cardíaca, plástica, torácica, pediátrica, hemodinámica, fecundación in vitro y, previsiblemente, neurocirugía). «A pobriña finou por mor dos kilómetros. É obvio que o noso hospital de referencia debe ser o que estea máis preto da casa».

Antes de despedirse con un «Daquela, xuntos, todas e todos, podemos», Casalderrey aludió a que el sistema de salud español ocupa el quinto lugar en el mundo y el primero en Europa. «A cidadanía mobilízase para que estas conquistas de benestar social, acadadas ao longo de moitos anos de loita, non se perdan por mor de recortar onde non se pode tocar».

La plataforma SOS Sanidade Pública decidió convocar la manifestación para rechazar el nuevo mapa sanitario, al considerar que margina a esta área sanitariay descarta el futuro hospital único. Esta reasignación que entró en vigor el pasado septiembre fue el detonante. Esta medida se suma al copago de fármacos en los hospitales y a la privatización de servicios. Los portavoces del colectivo, los médicos Manuel Martín y Francisco Vázquez Vizoso, comentaron antes de la salida que no descartan la vía judicial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Marea de paraguas por la sanidad