La obra de Quessada se incorpora al nuevo edificio del CHUO

La fundación que preside su viuda ha decidido ceder al hospital parte de los fondos retirados del Pazo de Vilamarín


ourense / la voz

El CHUO sigue adelante con las visitas programadas para dar a conocer a la sociedad ourensana el nuevo edificio de hospitalización y ayer le tocó el turno a las asociaciones de enfermos, oenegés, centros y fundaciones sociosanitarios. Sus representantes pudieron conocer, acompañados de responsables de las áreas médicas y de enfermería y de jefes de varios servicios, como Rehabilitación o Traballo Social, no solo la parte física de la nueva infraestructura sanitaria, sino también algunos de los proyectos de innovación en la asistencia sanitaria que se pretenden testar. Además del recorrido, las explicaciones y la invitación del gerente del área sanitaria, Dionisio López Bellido, para que estas entidades propongan nuevos proyectos en los que se pueda trabajar en común para mejorar la asistencia, los visitantes se toparon con una sorpresa inesperada: una auténtica colección de arte colgada en el vestíbulo principal al que se accede desde la nueva entrada.

Se trata de una veintena de cuadros de Xaime Quessada. En concreto es parte de la obra del pintor, grabador, escenógrafo y polifacético artista ourensano que la fundación que lleva su nombre retiró hace poco del Pazo de Vilamarín. «Estábamos intentando resolver con la Diputación cuál era la situación del legado de Jaime en Vilamarín y no había manera de tener una respuesta a nuestros interrogantes por lo que decidimos retirar la obra, ya que aunque nadie nos diga nada, a través de la prensa se comunica que parece ser que tienen muchos planes para el pazo; y al poco de decidir esa salida, el Sergas nos pidió si podíamos colaborar con ellos cediéndoles alguna obra para humanizar ese nuevo espacio. A nosotros nos pareció una idea fantástica», explica María Jesús Blanco. La viuda del artista y presidenta de la fundación asegura que es un lugar que encaja con la voluntad del autor «porque a Jaime siempre le gustaba que su obra estuviese en lugares públicos con el mayor acceso posible y donde la gente la pudiese disfrutar». Ella también se confiesa personalmente satisfecha del resultado. «Me siento contenta de cómo ha quedado, me parece que le aporta luminosidad al espacio y espero que sirva también para alegrarle la vida a la gente que tenga que ir al hospital», señalaba ayer.

La cesión, tal y como explican desde la fundación, será «gratuita y, como siempre hacemos, temporal; aunque no se ha fijado una fecha y en principio estará el tiempo que quieran». Aunque no se esperan problemas con las condiciones ambientales «porque en estas zonas de tránsito la calefacción no es tan alta como pueda serlo en las habitaciones», la Fundación Quesada controlará aspectos como el grado de humedad para que la obra no resulte perjudicada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La obra de Quessada se incorpora al nuevo edificio del CHUO