Creo que una de las sensaciones más desagradables que puedes tener es no entender algo. Yo la he experimentado muchas veces -que se lo digan a mi profesora de Física en el bachillerato-. Quizás una de las situaciones más molestas se produce cuando hablan delante de ti en un idioma que no conoces, en mi caso, casi todos. Porque en ese momento te arrepientes de tu escasa vocación políglota. También están esas otras ocasiones en las que, hablando el mismo idioma, solo te sale decir «Mi no entender», en plan indio de las películas de vaqueros. A mí me está pasando estos días a cuenta del paritorio de Verín. Noviembre acabó con el gerente del Sergas en Ourense explicando que las mujeres de Verín tendrían que parir en Ourense porque el descenso «dramático» de la natalidad hacía inviable el mantenimiento de este servicio médico. Se aludió entonces a informes de sociedades científicas que recomiendan que por debajo de 600 nacimientos anuales no haya paritorio. Se apeló a la falta de práctica de los ginecólogos. Y a que las circunstancias no eran las adecuadas para atender partos. Pero desde hace semanas el presidente de la Xunta insiste en que se reabrirá el paritorio si aparecen pediatras que atiendan a los recién nacidos. Y la nueva gerente del hospital -rescatada de la jubilación tras la espantada del anterior responsable- asegura que su prioridad es conseguir a estos médicos para que las mujeres de Verín vuelvan a parir donde viven. Si eso nos lo están diciendo de verdad, ¿qué pasó con el dramático descenso de nacimientos, la trágica situación demográfica y las recomendaciones científicas? Mi no entender.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Mi no entender