A Lagoa de Antela, 60 años de añoranza

sindo martínez XINZO / LA VOZ

SANDIÁS

MIGUEL VILLAR

Una obra que duró cuatro años consumó hace seis décadas el finiquito del mayor humedal de noroeste de la península

08 abr 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace ahora seis décadas, en 1958, el gobierno franquista comenzó a ejecutar una ley alumbrada un par de años antes, que supuso el finiquito a un escosistema con milenios de historia.

Los tecnócratas de Franco declararon el «alto interés nacional» de la desecación y colonización del humedal y decretaron el finiquito de A Lagoa de Antela. Ese fue el marco legal de una obra cuyos trabajos no concluyeron hasta cuatro años después. La superficie afectada por las labores de desecación del humedal y encauzamiento de toda el agua en un canal principal fue enorme. Afectó a un total de 3.165 hectáreas.

92 millones de pesetas

Los trabajos, con un coste de 92 millones de pesetas, supusieron la habilitación de una superficie fértil que ahora acoge la principal zona productora de cereal y patata de Galicia. Se movieron más de dos millones de metros cúbicos de tierra y se crearon más de 28 kilómetros de canales. A precio de hoy en día, esta magna realización supuso una inversión superior a los 70 millones de euros; la mayor actuación pública del pasado siglo en la comarca antelana.