Los concellos logran saldar con los bancos la deuda que generó la crisis

El nivel de endeudamiento es el más bajo de los últimos siete años


Ourense

El año 2008 es el que comúnmente se toma como referencia como inicio de la crisis económica en España. Las administraciones públicas han tenido que hacer frente a dificultades y las solventaron, en primera instancia, endeudándose con los bancos. Un ejemplo son los ayuntamientos. Ante la falta de liquidez, en muchos casos tuvieron que suscribir créditos para poder hacer frente a pagos pendientes con sus proveedores y su deuda se disparó. El pico máximo se alcanzó en el año 2012, cuando los 92 concellos de la provincia debían un total de 109,6 millones de euros a las entidades financieras. Actualmente, esa suma ha caído hasta los 85 millones, el nivel más bajo de los últimos siete años.

Así figura en los datos recopilados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas sobre la deuda viva de las entidades locales de toda España a 31 de diciembre del año 2014. El análisis de estos revela que las medidas impuestas por el Gobierno central para la contención del déficit público han surtido efecto. Las restricciones para la racionalización del gasto impedían a los ayuntamientos suscribir nuevos créditos y les obligaban a dedicar su superávit a amortizar los que tuvieran pendientes de pago. Así, después de endeudarse para hacer frente a los pagos a sus proveedores, los ayuntamientos tuvieron que abordar los de los bancos.

De este modo, tras el citado pico del año 2012 (cuando se alcanzaron los 109,6 millones de euros de endeudamiento), la tendencia comenzó a invertirse. En el año 2013 de forma tímida -situándose la suma de los 92 concellos ourensanos en 106,9- y, definitivamente, en el 2014. El pasado ejercicio supuso un punto y aparte en el objetivo de sanear las cuentas de los ayuntamientos puesto que la deuda cayó hasta los 85 millones de euros, el registro más bajo en los últimos siete años. Supone, además, una reducción del 20,4 % en tan solo doce meses. La administración local de la provincia vuelve, de este modo, a la situación previa a la crisis en lo que a endeudamiento respecta.

En la capital

En estos datos ha sido determinante la evolución de la deuda en el Concello de Ourense. Es, con diferencia, el ayuntamiento con más población y, por lo tanto, con mayor presupuesto, por lo que también sus cifras absolutas de endeudamiento son más elevadas que las del resto de entidades locales de la provincia. El gobierno socialista logró un importante superávit en el año 2013 -criticado incluso desde su propio partido por implicar que ese dinero no se gastó pese a las necesidades existentes- se dedicó, por imperativo legal, a amortizar créditos. De este modo, la deuda con la que empezó el año 2014 el Ayuntamiento de Ourense (43,9 millones de euros) cayó drásticamente y se sitúa ahora en 28,5 millones. Ello supone una reducción del 35 % de su deuda en solo un año.

Tras el de la capital, el concello que tiene, en términos absolutos, una deuda más elevada continúa siendo el de Xinzo de Limia, que también la redujo en el último año, aunque en menor medida. En su caso, pasaron de deber 7,8 millones a 6,3. En todo caso, el más endeudado por habitante sigue siendo, con diferencia, el de Os Blancos. Son 2,3 millones (2.620 euros por vecino). La media es de en torno a 260 euros.

Cada vez hay más ayuntamientos que logran sanear completamente sus cuentas

No deber nada a los bancos es un objetivo que se han marcado muchos ayuntamientos, en parte por iniciativa propia y en parte por imperativo legal del Gobierno central, que aplicó restricciones para la contención del déficit público en las entidades locales. El caso es que cada vez son más los concellos de la provincia que no deben nada, ni un euro, a los bancos. Actualmente están en esta situación 26 concellos y en el último año, después de pagar sus deudas con las entidades financieras, se incorporaron a ese selecto grupo seis: Cenlle, O Irixo, Melón, Monterrei, Ramirás y Oímbra.

En el otro extremo de la balanza se sitúan los ayuntamientos en los que la tendencia es la contraria a la general en la provincia, es decir, que a 31 de diciembre del año 2014 tenían un nivel de endeudamiento más alto que en la misma fecha del anterior ejercicio. Se trata de Avión, Bande, Castrelo de Miño, Cortegada, Esgos, Muíños, Porqueira, San Amaro y Sarreaus. Los incrementos son, en su mayor parte, de escasa cuantía, aunque destaca el caso de San Amaro, donde pasaron de 451.000 euros a 844.000. También llama la atención el Concello de Muíños, donde su deuda se elevó en el último año de 736.000 euros a 1.085.000.

La Diputación debe un 19,3 % menos que hace un año

Además de los datos de los ayuntamientos, el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha dado a conocer también el nivel de endeudamiento de las diputaciones. La de Ourense ha seguido la misma tenencia que los concellos de la provincia y a 31 de diciembre del 2014 debía 36,9 millones de euros, un 19,3 % menos que en la misma fecha del ejercicio anterior. El pico máximo de deuda desde el inicio de la crisis lo había marcado en el año 2009 (64,1 millones), bajó en el 2010 y volvió a subir en el 2011. Desde entonces, cuando se había situado en un endeudamiento de 56,5 millones de euros, ha ido acumulando caídas.

Ese proceso no se frenará en el futuro. Esa es, al menos, la promesa del gobierno liderado por José Manuel Baltar, que se ha marcado la contención del déficit como uno de los objetivos prioritarios en materia de gestión económica. En su programa electoral para el mandato 2015-2019 figura que, cuando finalice, la deuda de la Diputación ourensana será igual a cero.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los concellos logran saldar con los bancos la deuda que generó la crisis