«Tovar era un hombre atormentado, pero muy bondadoso y generoso»

Enrique Tovar, sobrino del poeta, asegura que la familia es favorable a la creación de un museo dedicado al literato ourensano


xinzo / la voz

La figura de Antón Tovar Bobillo, uno de los titanes de la poesía lírica ourensana y gallega del pasado siglo, está siendo reivindicada en su tierra de A Limia en los últimos tiempos. El próximo pleno de Xinzo aprobará una propuesta del PP, respaldada por todas las fuerzas políticas, para reclamar para Tovar el Día das Letras Galegas de 2019. Una propuesta similar podría debatirse también en breve en el municipio donde vio la luz, Rairiz de Veiga. Fue compañero y amigo de grandes personalidades de la cultura gallega como Ferro Couselo o Vicente Risco. Su sobrino, Enrique Tovar López Cuevillas, rememora la bondad humana y un carácter un tanto atormentado como algunas de las claves de la figura poética y personal de Tovar. El literato nació en la aldea de A Pereira en 1921 y falleció a los 83 años, cuando ya contaba con un reconocimiento importante en el mundo literario gallego. El fallecido poeta no cuenta aún con un museo o muestra permanente que recopile su trayectoria literaria y personal. Una iniciativa planteada en su día en ese sentido ha caído, al menos temporalmente, en el olvido.

-¿Qué le parece la propuesta de este reconocimiento a Tovar?

-Lo valoro positivamente. El hecho de que no todas las personas accedan a un género literario como la poesía ha podido favorecer que no haya sido un literato especialmente reconocido, pese a su indudable valía.

-¿Por qué Tovar no tiene todavía un museo en A Pereira, su aldea natal?

-Esa fue una iniciativa del ex alcalde de Rairiz de Veiga, Xaquín Rodríguez Ambrosio, que no se concretó en su momento, posiblemente por escasez de medios económicos. Desde luego, hay voluntad por parte de los familiares de colaborar con las instituciones para que ese museo pueda llegar a ser una realidad en el futuro. No obstante, lo cierto es que ninguna institución pública se ha dirigido formalmente a sus hermanos para plasmar aquella iniciativa en algo concreto. La casa natal de Tovar es propiedad de un tío mío. Creo que la biblioteca de mi tío fue cedida en su día a la Diputación provincial. El albacea de la herencia es mi padre.

-¿Cómo era Tovar como ser humano?

-Yo lo traté sobre todo en la recta final de su vida. Estaba enfermo, era dependiente y vino a casa de mi padre; de hecho fue una persona enferma durante muchos años. Era bastante obsesivo, algo atormentado por sus problemas interiores. Era un hombre muy generoso y bondadoso; aparentemente tímido y retraído pero tenía amigos que le apreciaban. Su vida estuvo muy marcada por el temprano fallecimiento de su padre; era el mayor de ocho hermanos. Su paso por el seminario y su deseo de ser jesuita también le dejaron una huella profunda. Los temas de la religión o la muerte están presentes muy claramente en su obra literaria y eran una parte importante de su personalidad.

-¿Cuándo empezó a escribir?

-Desconozco si de niño o adolescente ya escribía habitualmente, aunque la mayor parte de su obra la realizó siendo una persona ya adulta, sobre todo en la segunda mitad del siglo XX. Creo que sus primeros textos datan de la época en la que estuvo en el seminario, aunque no sabría precisarlo con exactitud. Insisto en que lo traté, sobre todo, cuando era una persona mayor que se hallaba enferma.

-¿Cuál es su poema favorito de su tío?

-El tren y las cosas. Es un poema en castellano que hace referencia a su padre y a los juegos de la celebración de la noche de Navidad en su casa. Es un texto que hace alusión a la familia. Un libro de 1960 también lleva ese título. Es un verso muy frecuentemente leído en nuestras reuniones con otros familiares. Nos agrada mucho a todos.

-Tovar escribió en gallego y en castellano….

-Sí. Él se expresaba siempre en gallego en el día a día, pero en sus inicios como escritor usó el castellano en sus textos. Desconozco si hubo algún tipo de dificultad en aquella época para escribir en gallego por el régimen político que existía entonces.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Tovar era un hombre atormentado, pero muy bondadoso y generoso»