monforte / la voz

Entre la amplia la oferta de senderismo del municipio de Parada de Sil, en la Ribeira Sacra ourensa, destaca la ruta de las pasarelas del Mao, hoy muy demandada. El itinerario discurre por las márgenes de este río hasta su desembocadura en el Sil. La pasarela tiene un kilómetro de longitud y discurre por la orilla izquierda del Mao, uniendo la la antigua central hidroeléctrica conocida tradicionalmente como Fábrica da Luz con el antiguo camino de la aldea de Barxacova.

La Fábrica da Luz, también conocida como Central da Escalada, fue construida a principios del pasado siglo y está considerada como una de las instalaciones hidroeléctricas más antiguas del territorio gallego. El agua necesaria para mover sus turbinas era captada por una red de tuberías conectadas al cauce del Mao. A mayores se construyó un canal que aportaba un caudal constante de agua a la central, procedente también de este río. La empresa que construyó esta central se llamaba La Gallega y un tiempo después pasó a ser propiedad de Unión Fenosa. En aquella época suministraba electricidad a la ciudad de Monforte y a la capital ourensana, así como a diversas localidades de esta parte de la Ribeira Sacra. En la década de 1970 la vieja central cayó en desuso al ser implantadas nuevas infraestructuras para la generación de electricidad que la hicieron quedar absoleta. El edificio sirve actualmente como albergue rural y cuenta también con un centro de interpretación de la naturaleza y un pequeño museo etnográfico.

Inicio del recorrido

El punto inicio de la ruta está justo al lado del edificio de la central y a pocos metros de la carretera que lleva de Cristosende a Parada de Sil. La pasarela fue construida a una altura considerable sobre el cauce del río, debido a lo escarpado del terreno, por lo que en algunos de sus tramos discurre casi a la altura de las copas de los árboles. Esta circunstancia confiere un atractivo mucho mayor al recorrido, ya que pasa a través de un frondoso bosque de robles, castaños, madroños y laureles. A nuestra derecha se puede admirar el agreste cañón excavado por el río Mao antes de su confluencia con el Sil. A unos ochocientos metros del comienzo de la pasarela se construyó un mirador sobre un saliente rocoso y desde que se puede contemplar toda la espectacularidad del cañón del río Mao.

A partir de aquí la pasarela inicia un fuerte descenso en dirección a las orillas del Mao. En este último tramo se construyeron diversas rampas y escalones para facilitar el tránsito de los visitantes.

En el kilómetro uno y a la altura de un puente de hormigón que cruza el Mao finaliza el trazado de la pasarela de madera. Si cruzamos el río por este puente se enlaza con la ruta circular PR-G 224, un recorrido de 13,7 kilómetros que lleva a las localidades de A Teixeira y Cristosende. Hay que seguir de frente por una pista y en paralelo al río Mao a lo largo de unos cuatrocientos metros en dirección a Baxacova. Luego el camino se estrecha y da un giro a la izquierda para acceder a Barxacova, situada a un centenar de metros. Este último tramo, ya en las proximidades de la desembocadura del río Mao en el Sil, es muy apreciado por los visitantes y lugareños, que pueden darse un baño en las tranquilas aguas.

En Barxacova también se puede enlazar con la ruta del cañón del río Mao -la PR-G 177, de 16,5 kilómetros- pasando por la localidad de San Lourenzo y la interesante necrópolis medieval de San Vítor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Por las pasarelas del río Mao