Regreso al futuro


Cuando Robert Zemeckis recibió el sí de los Estudios Universal a su guion, rechazado por varias productoras, puede que no realizara una espectacular contribución a la historia del cine. Aún así, la ochentera Regreso al futuro fue un rentable negocio, al que se unieron dos secuelas y en el cual invirtió hasta el mismísimo Spielberg.

Las andanzas de Marty McFly se apelotonaban, auxiliado por un histriónico Doc Brown, que había convertido en máquina del tiempo un aerodinámico DeLorean DMC. A lo largo de la trilogía se sucedían los viajes en una y otra dirección del espacio temporal. ¡Quién pudiera! Y eso que últimamente nos ha tocado desplazarnos a través de los recuerdos. Los que nos llevaban a un estadio de O Couto -José Antonio, según rezaba la cartelería-, en el que un Club Deportivo Ourense inscribía su nombre en los anales del fútbol español.

En efecto, no es necesario un automóvil con condensador de flujo para rememorar aquellas hazañas. Doy fe tras hablar con personajes de la talla de Carlos Pataco o de un Fernando Túnez que desde Cieza añoraba sus tardes en el estadio. Y quizás la mejor noticia es que aquel club, el que dejó un enorme vacío cuando una serie de despropósitos lo llevaron a la disolución, tiene futuro.

Tampoco será necesario recurrir a un profesor chiflado con bata blanca, porque la UD Ourense ya tomó el relevo. En las mismas gradas. Y por el camino se fue ganando el respaldo de una afición que vuela entre 1968 y las ilusiones de lo que está por venir. Sin duda, Zemeckis lo exageró todo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Regreso al futuro