El CERA gallego creció en 71.000 inscritos desde el 2002


En plena polémica sobre el posible recorte de los derechos de voto de los emigrantes, el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) está reflejando un incremento en sus registros casi inédito, fundamentado por la puesta en marcha de la ley de la memoria histórica. Todas las provincias españolas han visto por ello crecer el número de sus posibles votantes, pero Galicia destaca por encima de todas ellas hasta el punto de que el 13,19% de su censo electoral reside ya en el exterior, cuando hace tan solo ocho años su peso era del 10,8%.

En total, son 350.790 los gallegos con derecho a voto desde el extranjero, cifra que representa el 26,47% del total de los nacionalizados españoles que residen en el exterior que pueden participar en elecciones en el Estado. La incidencia en Galicia de la vía abierta para la consecución de la nacionalidad por la normativa que estará en vigor durante tres años es tal que desde su puesta en marcha -a finales del 2008- el CERA se ha incrementado en nada menos que en 16.656 personas.

Tres veces las altas internas

Ourense, que es una de las provincias que más integrantes de su censo interno pierde de España, es en cambio la segunda gallega que más gana en el exterior. El censo de emigrantes con derecho a voto subió en A Coruña en los últimos quince meses en 5.803 integrantes; el ourensano, en 4.060; el de Pontevedra, en otros 3.609, y el de Ourense, en 3.184 más.

Con todo, desde el 2002 hasta el pasado mes de marzo Galicia sumó 71.565 posibles votantes más desde el exterior, mientras que su censo interno solo creció en ese tiempo en 20.104 nuevas altas.

El peso electoral se está haciendo tan determinante en la comunidad gallega que hasta en 88 ayuntamientos al menos uno de cada cuatro posibles votantes reside en el extranjero. En Ourense dicho panorama electoral se produce en 51 de sus 92 municipios, registrándose en esta misma demarcación los tres únicos casos en los que su censo exterior es incluso superior al interno. Avión cuenta con el 52,11% de su censo total en el exterior; Gomesende con el 51,59%, y Bande con el 51,20%. Pero además, en Arnoia, Beariz, Boborás, O Bolo, Cortegada, Quintela, Ramirás y Verea los emigrantes pueden condicionar de tal manera la elección del alcalde que su opinión superaría en todos los casos el 40% de los votos si participasen todos los inscritos en el censo general. Lo mismo ocurre en las localidades lucenses de Navia de Suarna y Negueira de Muñiz, así como en la coruñesa de Val do Dubra.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

El CERA gallego creció en 71.000 inscritos desde el 2002