1908: Un entierro, el de Curros, como no se recuerda otro

En A Coruña se seguían suscitando iniciativas vinculadas al poeta de Celanova


El día 3 se indicaba que «cuesta encontrar en la historia de A Coruña un entierro que llegase a congregar a una multitud semejante a la que se reunió el 2 de abril de 1908 en las distintas calles de la ciudad para despedir a Curros Enríquez». El poeta de Celanova había fallecido el 7 de marzo en La Habana y su cuerpo sin vida había atravesado el Atlántico hasta llegar a nuestro puerto. El día del entierro todo el comercio permaneció cerrado y de los balcones colgaban banderas con crespones negros, mientras las calles eran tomadas por innumerables vecinos que querían rendirle homenaje, al paso de su féretro, cubierto por una bandera gallega. Fue enterrado en San Amaro y La Voz dedicaba íntegra su primera página del 3 de abril de 1908 al multitudinario evento: «Nada más espontáneo y nada más grande. El entierro de Curros Enríquez tuvo la asombrosa magnitud de lo verdaderamente popular y con toda el alma sentido. El día 4 se ampliaban los datos sobre la velada necrológica y las reacciones al ser imposible dar cabida a las mismas antes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

1908: Un entierro, el de Curros, como no se recuerda otro