El monstruo verosímil

TAREIXA TABOADA OURENSE

OURENSE

Iria Rodríguez

Los Caprichos de Poldras se desnudan en la Sala Ángel Valente de la ciudad

16 nov 2020 . Actualizado a las 16:30 h.

El creador, maestro del grabado e investigador de la obra de Goya, objeto de su doctorado X. Poldras, presenta en la Sala Ángel Valente Los Caprichos Desnudos. Una colección de 80 dibujos y 11 grabados en los que se inspira en la serie Caprichos de Goya para revisarlos, realizar un estudio anatómico fidedigno y desnudarlos, eliminando el estatus diferencial de clase que marca el atavío. Por otra parte, extiende la idiosincrasia del capricho a la narrativa de tradición oral que en el estudio de Vladimir Propp unifica oriente y occidente en la trama estructural del cuento: pérdida- diáspora del protagonista, enfrentado a un antagonista que le infringe una marca identificativa (desde la mitología cristiana y grecolatina a Matrix y Harry Potter) conectando con el subconsciente colectivo y que relaciona

investigando en la fuente más arcana, el Gilgamesh, donde encuentra las frases que utiliza como vehículo narrativo o refrán para sus espléndidos dibujos.

Está magnífica exposición de la que solo se exponen 80 dibujos de los 160 que componen la serie

original, parte del estudio que a través de Los Caprichos de Goya, obra maestra y referente en la historia del grabado y la sátira, realizados al aguafuerte y aguatinta a las que incorporó el vitriolo, técnica ya extendida por autores como Hogarth o Bunbury. Los Caprichos, espejo de una sociedad en crisis y de la decadencia social, política y moral de finales del XVIII tiene ese trazo intemporal que Poldras quiere

subrayar a través de los temas que a su vez relaciona y compara con el Álbum Nós de Castelao,

estableciendo una curiosa e inteligente correspondencia entre la obra gráfica de ambos autores,

investigación que realiza a través de la biografía que Miguel Anxo Seixas sobre la obra del autor gallego y que Poldras incluye en la exposición, exponiendo el interesante paralelismo que establece como objeto de estudio desde los lenguajes particulares y críticos en Castelao vinculado a la problemática social y en Goya de carácter existencial, sin embargo, los temas tratados son los mismos: el peso de una ley opresora,

aquellos que escapan de la normalidad estadística de la campana gaussiana, la marginación reservada a los diferentes, locos o descartes de la sociedad, la imposición de la religión y el miedo, la superstición y la ignorancia del pueblo, las brujas, la Inquisición como maquinaria feroz ejecutora de la sin razón y la

bestialidad e inconsciencia.

Eleva el tono crítico Goya contra la hipocresía de la sociedad, construida de manera desigual recabando en temas como la prostitución, el confinamiento femenino, la homosexualidad, la vejez, la avaricia… a través de las extravagancias propias de una historia que no deja de repetirse.

La obra que Poldras exhibe en las vitrinas, refuerza en carácter creativo y didáctico de la exposición. Por una parte, implica una aproximación intelectual basada en el estudio de la obra del genial

aragonés, considerado el último gran maestro de la pintura clásica y primer artista moderno, visionario e ilustrado, que reivindicó la libertad expresiva por encima de las opresivas normas de la Academia. Es por tanto el último gran pintor y el primer creador consciente, saltándose la técnica impuesta por la afectación

neoclásica e hipertrofiando expresivamente partes de la anatomía con ironía e inteligencia. Poldras compara sus dibujos que parten de distintos estudios de los de Goya para desnudarlos, de manera que en algunos de los dibujos se aprecian las marcas del borrado de las líneas que vestían a los personajes del grabado original.

En vitrina se exhiben la edición facsímil editada por la Universidad de Zaragoza de Los Caprichos, considerado de carácter único por los textos manuscritos como los de la Biblioteca Nacional de Madrid y el Museo de Pontevedra que también conservan intervenciones manuscritas diferentes.

Once linografías

Desde la unicidad de su creación, Poldras a través de su maestría como grabador incluye once linografías como proyecto de específico para esta imponente exposición y elabora composiciones coreográficas de las figuras anteriores reflejadas desde su lenguaje como artista. Son grabados audiovisuales en los que existe un código oculto y numérico para crear un ritmo o composición musical conceptual de libertad interpretativa que establece como pausa o silencio el vacío de números. Poldras artista reinterpreta a Goya y el creador X. Poldras se reinterpreta a sí mismo. Esta magistral exposición se recoge en los 100 ejemplares que en forma de carpeta de reproducción facsimilar pueden adquirirse en sala.