El principal sospechoso del incendio de A Chavasqueira había trabajado dos años en las termas

la voz OURENSE

OURENSE

El incendio de A Chavasqueira se declaró en la madrugada del 24 de abril del 2019
El incendio de A Chavasqueira se declaró en la madrugada del 24 de abril del 2019 CEDIDA

Los dos presuntos autores quedaron libres tras ser detenidos pero siguen investigados y no podrán salir del país

02 oct 2020 . Actualizado a las 13:33 h.

La madrugada del 24 de abril del 2019, un voraz incendio destruía las termas de A Chavasqueira, que se habían convertido en una de las referencias turísticas de la ciudad de Ourense. El recinto, construido con una estructura de madera, quedó totalmente devastado en poco tiempo, aunque los bomberos llegaron pronto pues su parque se encuentra al lado, en la orilla del río Miño. Comenzó una investigación para averiguar la causa del fuego y los responsables políticos proclamaron la pronta reconstrucción del emblema termal, que estaba gestionado por una empresa privada. Todavía sigue en ruinas y a la espera de su restauración.

Las averiguaciones policiales también llevaron su tiempo pero a las pocas semanas ya se orientaron sobre indicios que apuntaban a un incendio intencionado. Y ayer se notificaba el primer resultado con la detención de dos sospechosos de haber provocado el fuego en el recinto termal. Ambos fueron puestos a disposición judicial del Juzgado de Instrucción 3 de Ourense, en funciones de guardia; tras lo cual quedaron en libertad, aunque con la condición de investigados como supuestos autores, y con medidas cautelares como la prohibición de salir del territorio nacional y con la obligación de comparecer semanalmente, indicaron fuentes judiciales. Se les investiga por un delito de incendio con peligro para las personas, teniendo en cuenta que en el momento del incendio se encontraba en el interior un operario que estaba realizando labores de mantenimiento. Fue él quien dio la voz de alarma. Los bomberos tuvieron que romper la puerta para rescatarlo, detallaron fuentes policiales.

Uno de los detenidos, el principal sospechoso, había sido trabajador, durante unos dos años, de la empresa que gestionaba el recinto termal. El otro sospechoso es un amigo de este sin relación laboral con A Chavasqueira y que le ayudó esa noche a dañar el complejo.

El fuego se había iniciado a la 1.30 de la madrugada. Pese a la rápida intervención de los bomberos —desde que sonó la alarma no pasó más de minuto y medio— no se pudo evitar la propagación. Además de las características del inmueble, con estructura de madera, había otros elementos que hicieron que la policía descartase que hubiese sido provocado por algo accidental, como un cortocircuito. Se había empleado algún componente acelerante para que el fuego se propagase con rapidez.

Parte de la causa judicial sigue bajo secreto de sumario y no trascendieron detalles sobre el móvil y el modus operandi de los investigados, aunque se intuye que el sospechoso principal pudo estar movido por su despido, que se debió a su bajo rendimiento en la empresa privada que gestionaba A Chavasqueira, según las fuentes. Los dos detenidos, de unos 37 años, son de Ourense y carecían de antecedentes hasta que se produjo esta detención.

Además de la UDEV de Ourense, la investigación estuvo apoyada por agentes especializados de la Policía Científica de Madrid y por perros especialistas en rastreos en zonas quemadas. Desde la comisaría apuntaron que la investigación fue laboriosa pues requirió informes técnicos y muchos trámites que llevan tiempo.

Han tenido que pasar un año y cinco meses para que se produzcan detenciones en relación al voraz fuego que destruyó un de los emblemas turísticos de la ciudad de Ourense, las termas de A Chavasqueira

Miguel Villar

La investigación se orientó hacia un incendio intencionado tras las pesquisas policiales realizadas, en las que también participaron unidades de Policía Científica desplazadas desde Madrid con perros especializados. Según apunta la comisaría, la investigación de la UDEV ha sido labororiosa y duradera «debido a los tramites llevados a cabo».

Meses después, en julio del 2019, el comisario provincial, Juan Carlos Blázquez, aseguraba que el accidente estaba descartado y que el fuego había sido «intencionado». Explicaba que la investigación se centraba en saber quién se pudo beneficiar del incendio.

Aquella noche el fuego se declaró a la una y media de la madrugada y en las instalaciones había un operario de mantenimiento. Aunque los bomberos acudieron de forma prácticamente inmediata,  cuando llegaron ya no pudieron hacer nada.

Santi M. Amil

«Cuando llegamos aquello ya era una bola de fuego», aseguraba al día siguiente uno de los bomberos movilizados por el suceso. Lo único que pudieron hacer fue apagar rescoldos y evitar que el fuego se extendiera. El jefe del servicio en aquel momento, Manuel Vázquez Ferreira: «A nosa gran labor era evitar a propagación ás naves colindantes e neso fomos eficaces e non pasou de daños materiais».  

Desde el primer momento tanto el Concello de Ourense como la propia empresa concesionaria se marcaron el objetivo de recuperar la instalación en el menor tiempo posible pero casi año y medio después el recinto sigue en ruinas. 

Así eran las termas de A Chavasqueira

Así era A Chavasqueira, el gran impulsor del termalismo en la ciudad de Ourense

O.S.

Era, sin duda, uno de los grandes reclamos turísticos de la ciudad de Ourense y una de las zonas más queridas del entorno de la capital para muchos ourensanos que no dudaban en elegir su plan de ocio independientemente de que lloviese o los termómetros superasen los treinta grados.

Las termas de A Chavasqueira, que abrieron sus puertas en septiembre del 2001, y que esta pasada noche han quedado destruidas después de que un voraz incendio calcinase las instalaciones, se convirtieron en este tiempo en uno de los grandes atractivos y en uno de los lugares más visitados de la capital de As Burgas. Muchos viajeros preguntan, de hecho, por ellas como primer destino. Su éxito fue, además, uno de los grandes impulsores de la expansión del termalismo en la ciudad donde desde hace años convivía con la exitosa Outariz y con las pozas de Muíño da Veiga, las últimas en habilitarse. 

Seguir leyendo