Motivos para el optimismo


Los sanitarios están en primera línea en la lucha contra el coronavirus, pero gracias a este bendito oficio también he tenido la suerte de descubrir la fortaleza de los trabajadores de ayuda a domicilio o de la limpieza de edificios, que se enfrentan con medios muy escasos a una tarea imprescindible. He escuchado a autónomos y empresarios que hacen malabarismos para mantener a flote sus negocios, pero que aún mantienen la esperanza. He hablado con placeros y con trabajadores de supermercados que desde el primer día siguen en el tajo para mantenernos alimentados. He visto cómo los empleados del servicio municipal de limpieza se reinventan y centran su actividad en la desinfección de calles y espacios públicos. Están contentos, según dicen, porque su trabajo -para muchos invisible- es ahora más reconocido que nunca. He acompañado a los voluntarios de Protección Civil que ayudan a personas mayores o vulnerables a hacer la compra y he visto su entrega desinteresada. He visitado el comedor de Cáritas y he podido comprobar cómo su esfuerzo de valor incalculable sirve para alimentar a aquellos que más lo necesitan (y han tenido que triplicar las raciones que sirven, hasta superar las 500 diarias).

Durante esta crisis, La Voz de Galicia está contando cientos de noticias relacionadas de un modo u otro con el coronavirus. Muchas son tristes. Cada muerte es una tragedia, y más en el contexto actual. Otras nos reconfortan en momentos de incerteza. Hoy quiero quedarme con esas historias, las que me dan esperanza en que de todo esto saldrá una sociedad mejor.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Motivos para el optimismo