«Es un orgullo dar altas a mayores»

Marta Vázquez Fernández
m. vázquez OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Diecinueve pacientes tratados de coronavirus en Os Milagros se han curado de la enfermedad y vuelven a Celanova y Castro Caldelas

13 abr 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

En Baños de Molgas este domingo fue un día de fiesta. Diecinueve de los pacientes que permanecían ingresados en la residencia integrada de Os Milagros abandonaron esas instalaciones para volver, ya plenamente restablecidos del COVID-19, a su domicilio habitual en las residencias San Carlos de Celanova, 18 de ellos, y de Castro Caldelas una más. Esta noticia fue recibida con una enorme satisfacción por parte de los trabajadores del área sanitaria de Ourense, Verín y Valdeorras, que se implicaron, tanto en el montaje de esta residencia, partiendo de cero, como en la atención asistencial de sus residentes. Un equipo formado por profesionales a los que se sumaron los residentes de medicina familiar y comunitaria del último año de Ourense, contratados ya como especialistas.

A lo largo de la tarde los ancianos fueron dejando las instalaciones de la residencia de Baños de Molgas, entre aplausos del personal sanitario, y regresando en varias ambulancias a sus centros de origen. Son las altas más esperadas en el área sanitaria, desde la que se valora el ingente trabajo realizado por los profesionales para curar a los mayores, las víctimas más golpeadas por el coronavirus. «Días como o de hoxe fan que a enfermería e todos os profesionais sanitarios que aquí estamos a traballar nos sintamos orgullosos. Foron días moi difíciles, pero hoxe por fin temos a recompensa ao noso traballo, ao noso esforzo, a momentos moi duros. É momento de celebración e de poñer en valor o traballo a aquí realizado», aseguró Ana Gómez, enfermera.

«Desde que se puso en funcionamiento esta residencia integrada se ha hecho un trabajo ingente y enorme» aseguró Álvaro de Castro, medico de familia asignado a esta residencia integral. «El trabajo de fondo fue empezar en un edificio que no estaba dotado de cableado y tenía muchas carencias, y que se ha puesto a funcionar operativamente con cincuenta camas que hemos llegado a tener en las últimas tres semanas», explicó el facultativo, que dejó claro que «poder hablar de 19 altas trasciende porque hay muchísimo trabajo de fondo; yo mismo he sido médico de alguna de estas altas en la residencia San Carlos de Celanova; es un orgullo poder dar altas a nuestras personas mayores, y poderlas retornar a su entorno habitual», dijo.