De acentos y vástagos


El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, escribe todas sus publicaciones en redes sociales con acentos graves, que se utilizan en francés y en otros idiomas, pero no en castellano. Pese a que se lo han advertido muchas veces, sigue haciéndolo. Puede que su móvil esté estropeado o incluso que lo utilice como una especie de firma. No en vano, cuando Mariano Rajoy era presidente del Gobierno, ponía al final de sus publicaciones MR para diferenciar las que redactaba él de las que escribían los miembros de su equipo.

Expresarse correctamente es muy importante, especialmente porque puede dar lugar a confusiones, algunas de ellas especialmente cómicas. Le ocurrió a Democracia Ourensana en plena discusión tuitera con un usuario de la red que se preguntaba por qué el partido de Jácome había pactado con el PP. «Para ser alcalde imbècil (sic)», respondió entonces DO, de nuevo con el acento grave y, lo que es peor, sin coma entre «alcalde» e «imbécil», una omisión que cambia por completo el sentido de la frase. No creo, en este caso, que fuese algo deliberado.

Todo esto me recuerda cuando, hace ya unos cuantos años, alguien llamó a la redacción muy enfadado por una información publicada sobre el relevo de padre a hijo en la alcaldía de un municipio ourensano. Para no repetir en exceso la palabra «hijo», en un pasaje del texto aparecía «vástago». El indignado que llamaba no debía saber lo que significaba y lo interpretó como un insulto. «¿Cómo te atreves a llamar vástago al hijo del alcalde?», se preguntaba a gritos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

De acentos y vástagos