«Trabajar con Cuerda fue un sueño»

Patricia Vázquez y su madre, Dorinda Troitiño, trabajaron con el recién fallecido director como ayudantes de vestuario de «La lengua de las mariposas»


Ourense

Dorinda Troitiño Vázquez y su hija Patricia trabajaron como ayudantes de vestuario en La lengua de las mariposas. Todos esos disfraces de carnaval, mandilones para los niños de la escuela, los petos, camisas y hasta los trajes de Fernán Gómez pasaron por sus manos antes de ser vestidos por los actores de la película. Todo surgió por casualidad. Alguien del equipo técnico sabía que Dorinda era costurera y la llamó para proponerle el puesto. «Hice una prueba y les gusté. Al día siguiente me preguntaron si conocía a alguien que pudiese ayudarnos en la sección de vestuario y no dudé en llevarme a mi hija», explica la ourensana. Las dos recuerdan emocionadas los cientos de anécdotas que guardan sobre la grabación de la película y lo hacen desde la propia Allariz. «Nos traían retales preciosos e incluso llegamos a confeccionar con un saco de esparto. Uno de los diseños más divertidos fue realizar las braguitas de las niñas que tenían que ser como las de la época», sigue Dorinda. Admiten que fueron tres meses de trabajo a conciencia pero les gusta definirlo como una experiencia inolvidable. En gran parte esto es gracias al director del film, José Luis Cuerda. «Trabajar con José Luis fue un sueño. Para mí fue una oportunidad increíble y estoy súperorgullosa de haber formado parte de esta película», cuenta Patricia, que ahora es medio alaricana. La muerte del director les pilló por sorpresa este martes. «Era un hombre muy cercano, se preocupaba por todo el equipo. Nos cuidaba con mucha paciencia aunque es cierto que a mí me imponía muchísimo por el respeto que le tenía», dice. Y su madre añade: «Incluso venía a buscarnos y nos obligaba a parar para comer. Cada día comíamos todo el grupo juntos y era como una celebración. Siempre le recordaremos con mucho cariño». Las dos destacan con especial cariño al actor, también fallecido, Eduardo Gómez o a la directora de vestuario Sonia Grande. «Gritamos de felicidad cuando le dieron el Goya en esta última edición», revela Dorinda. La lengua de las mariposas fue para ambas una etapa única, ya que no volvieron a trabajar en cine, a pesar de que las ofertas no faltaron. «Me da rabia no haberme lanzado con algunas propuestas que me surgieron, pero me siento feliz igualmente por lo que viví», finaliza Patricia. Energía y entusiasmo les sobra, así que, ¿quién sabe?, quizá algún día las volvamos a ver entre los créditos de otra producción.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Trabajar con Cuerda fue un sueño»