Esperando por el aglomerado

Las labores de recuperación del firme demoraron la puesta en funcionamiento de la nacional


o barco / la voz

Después de tenerla 20 días cerrada al tráfico debido al desprendimiento en un talud, el Ministerio de Fomento anunciaba el jueves por la tarde que ayer reabriría la N-120 a la salida de Ourense en dirección Valdeorras. No se daban más datos, así que muchos conductores se despertaron con la idea de que podrían recuperar el trazado original ya de buena mañana -y no el desvío de 10 minutos habilitado para los turismos y las furgonetas; o los más de 20 que tenían que afrontar los camioneros desde Monforte hasta Ourense-. Pero la carretera seguía cortada.

Alrededor de las once de la mañana, desde Fomento explicaban que la reapertura estaba prevista para antes del mediodía, pero sin concretar más; para poco después retrasar el momento «a media tarde», sin más datos tampoco. Lo cierto es que a las siete, con el inicio para muchos del fin de semana, la carretera seguía cortada, y la previsión seguía siendo el viernes.

El motivo del retraso estaba en el acondicionamiento del aglomerado. Los trabajos de estabilización del talud necesitaron del uso de maquinaria pesada y el movimiento de piedras de grandes dimensiones, lo que provocó daños importantes en la calzada que hubo que reparar. Los técnicos estaban agilizando los trabajos al máximo, pero había que dejar reposar la capa de aglomerado antes de poder dejar pasar a los vehículos. Y eso empezó a demorar la apertura más de lo inicialmente esperado.

Finalmente, la vía quedó abierta poco antes de las ocho de la tarde del viernes.

La apertura, eso sí, no es total. Durante un tiempo -que desde el Ministerio de Fomento tampoco precisaron cuánto sería- solo estará abierto un único carril al tráfico, que se usará alternativamente para dar servicio a ambos sentidos de circulación. Semáforos colocados a ambos lados de la carretera habilitan o cortan el paso, lo que provoca algunas retenciones en momentos puntuales.

No tanto para los camiones, porque es un rodeo grande; pero el desvío habilitado para los turismos puede ser una opción durante el tiempo que dure el cierre. Es una carretera estrecha en la que, en algunos puentes, es preciso parar si viene otro vehículo de frente; y hay un tráfico denso, pero no hay semáforos.

Cuatro millones en obras

Por otro lado, el Ministerio de Fomento anunciaba ayer también que en os próximos días se pondrán en marcha obras en varias carreteras de la provincia por valor de cuatro millones de euros. Las actuaciones afectarán a la N-120, pero también a la A-75, la A-52, la N-541, la N-540, la N-536, la N-532 y la N-525.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Esperando por el aglomerado