La gripe


Ya estamos en otoño y con el invierno a la vuelta de la esquina. Las noticias nos recuerdan que el cambio de registro está en marcha y que es imparable. Ya no se habla de incendios forestales -afortunadamente este año el tiempo echó una mano y las llamas no se cebaron demasiado con la provincia de Ourense- y si de vacunaciones contra la gripe. Parece un trámite, pero desde luego salva vidas. Especialmente en una provincia envejecida como la nuestra y donde, en muchas ocasiones, no es sencillo acudir al centro de salud más cercano en el corazón del rural. Y es que por mucho que ahora los responsables políticos provinciales se manifiesten detrás de una pancarta sobre la «España vaciada», lo cierto es que el declive demográfico de Ourense en los últimos años ha sido imparable y nadie ha sabido encontrar con la receta que lo detuviese. Es cierto que las administraciones locales y provinciales tienen las manos atadas y los recursos son limitados, pero siempre queda la sensación de que el problema demográfico no estuvo en la primera página de la agenda política de esta provincia en los últimos lustros. Ahora, quizás ya sea tarde. Mientras tanto, seguiremos distraídos con extraños pactos de gobierno, multas de aparcamiento mediáticas o por fotografías de líderes políticos que andan a la caza del cargo de turno. La realidad es que la provincia de Ourense se ha vaciado en los últimos años y que un trámite como el de vacunarse contra la gripe se ha convertido en imprescindible, toda vez que gran parte de la población está en el grupo de riesgo al tener una avanzada edad. El resto, si me lo permiten, es casi accesorio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La gripe